Claves para cuidar el cabello en invierno

2 minutos

En los meses de frío el cabello está expuesto a muchas agresiones, a las bajas temperaturas y a la humedad. Protégelo con unos cuidados básicos que te harán lucir una melena 10.

También te puede interesar: Consejos para fortalecer tu cabello en otoño

-Cuando te laves el pelo, la temperatura adecuada sería templada, para no dañar el cuero cabelludo y que éste no note la sensación térmica. Hay que masajear el cuero cabelludo al menos 2 o 3 minutos, ya que el masaje favorece la oxigenación y ayuda a conseguir una buena calidad del cabello. Después del lavado es muy importante aclararlo bien para que no queden restos de champús o de productos capilares. Lo más recomendable es lavarse el pelo por la mañana.

-Si tienes costumbre de moldear tu cabello o secarlo con secador no lo hagas con la temperatura demasiado alta. Tampoco utilices un champú demasiado agresivo, ya que tu pelo se resentiría y se volvería más frágil y se rompería. Lo ideal es poner el secador a baja temperatura y usar protectores térmicos. Una buena idea es utilizar una mascarilla reparadora al menos 10 minutos cada vez que utilices una plancha o un secador.

-Permite que tu cuero cabelludo y tu cabello se oxigenen. Evita peinarte con coletas o moños tirantes durante horas o varios días seguidos. Intenta alternar y dejar el pelo suelto para que respire. Si usas cascos, boinas, gorros o sombreros, que no sea durante muchos días seguidos.

 

Lávate el pelo por la mañana, mejor que por la noche

-Si sueles hacer deportes como esquí, natación, montañismo o surf protege tu cabello tanto como tu piel. Utiliza un protector solar adecuado y reponlo cada 2 horas. Además la sal y el cloro también pueden perjudicar a tu cabello. Utiliza protectores solares y mascarillas para devolverle la vitalidad y el brillo.

-Tu dieta y tu forma de vida influyen en la salud de tu cabello. Asegúrate que llevas una dieta equilibrada, practica ejercicio y duerme lo suficiente

-Incluye en tu dieta alimentos beneficiosos para la salud de tu pelo: acelgas, lechuga, espinacas, berro o brócoli. Cuanto más intenso sea el color verde y menor índice glucémico, más beneficioso resulta para nutrir y fortalecer el cabello. Estos vegetales contienen vitamina C y A  que estimulan la segregación de las sustancias sebosas responsables de mantener el cabello hidratado y acondicionado de forma natural. Las legumbres y vegetales de vaina aportan proteínas, hierro, zinc y biotina, que fortalecen el cabello y evitan que se vuelva quebradizo. Las zanahorias y cítricos, huevos y pescados azules son un poderoso aliado para ganar en brillo, salud y fortaleza capilar.

 

Etiquetas: Cabello, Dieta, Ejercicio, Mascarilla

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS