No sabe a qué dedicarse

¿Ha terminado el Bachillerato y no sabe qué estudiar? Ya sea porque le gusta todo o porque no le atrae nada, tú puedes ayudar y aconsejar a tu hijo.

Muchos adolescentes terminan el instituto y se sienten inseguros con respecto a su futuro académico. Ir a la Universidad, estudiar Formación Profesional o incluso colgar los libros son algunas de las posibilidades que pueden barajar y hay que saber escucharles.

 

Infórmale sin presionar

 

La elección debe ser suya, tú puedes orientarle, pero no decidir por él. En muchas ocasiones, la presión de los sueños profesionales frustrados de los padres o de las tradiciones familiares condicionan y bloquean a los hijos. Si su abuelo y su padre son abogados o arquitectos, sentirán que deben seguir con la tradición para no decepcionarlos. Pero, ¿esto es lo que realmente quieren en su vida? Para la coach y colaboradora de aulaPlaneta, Samantha Biosca, “siempre debemos tener presentes las aptitudes, la actitud y las habilidades de nuestros hijos. Es muy importante que nos olvidemos de nosotros mismos (y de nuestros miedos) y busquemos lo que les puede ir bien a ellos”. 

 

Piensa en el futuro, en las carreras que tendrán más salidas dentro de los cinco años que durará su experiencia universitaria (o tras el ciclo de formación profesional) y adviértele de las posibilidades laborales que tiene cada una de ellas. Puedes informarle, pero no olvides que, si no le gusta lo que hace, no tendrá éxito, estudie lo que estudie. Si es feliz con su trabajo, es más fácil que alcance el éxito profesional, en cualquier rama.

Apórtale experiencias 

 

Algunos prefieren la seguridad de un despacho y una jornada laboral estable, y otros nacen para correr riesgos y emprender. Pregúntale a tu hijo por sus preferencias y, si no sabe responder, apórtale experiencias para que sea capaz de elegir por sí mismo. Voluntariados de apoyo escolar o en hospitales, trabajos de verano o de media jornada durante el curso... Lo importante es que conozca los sectores desde dentro y sepa valorar mejor el trabajo que realmente quiere. Para ello, ayudará que enfoque sus objetivos en qué quiere ser y no en qué quiere estudiar. Saber qué quiere hacer durante su vida laboral, dónde quiere trabajar y tener una meta clara le ayudará a no desanimarse por lo que tendrá que estudiar para lograrlo. 

Otras fuentes de orientación 

 

Si la indecisión persiste o no sabes muy bien cómo ayudarle, existen profesionales que lo pueden hacer por ti. Anima a tu hijo a participar en el Salón de Orientación Universitaria Unitour. Este evento realiza un recorrido por las principales ciudades españolas. En él, los centros educativos de cada zona ofrecen información de los distintos grados e intentan captar nuevos estudiantes. Desde que se puso en marcha, hace 8 años, ha orientado a más de 130.000 estudiantes y 6.000 padres. Además, Samantha Biosca recomienda acudir a “profesionales que les pueden ayudar en estas decisiones: psicólogos, pedagogos, orientadores y, cómo no, un coach”.

Etiquetas: Trabajo

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS