¿Cómo reacciona tu cuerpo al dejar de fumar?

2 minutos

De esta forma evoluciona tu salud cuando dejas de fumar.

¿Cómo reacciona tu cuerpo al dejar de fumar?

Es uno de los propósitos por excelencia cuando entra el año nuevo. Dejar de fumar es un proceso largo, muy largo, que requiere de mucha fuerza de voluntad, incluso, a veces, de algunas ayuditas extra, pero lo que está claro es que merece la pena.

Ya sabemos cuáles son, de sobra, los inconvenientes y los problemas de salud que genera el tabaco. Pero ahora el tema es otro. Dejar de fumar no es un proceso sencillo, pero es posible conseguirlo. Es tu pasaporte hacia el bienestar total. ¿Sabes cómo reacciona tu cuerpo cuando dejas de fumar? ¡Toma nota!

Etapas de tu cuerpo al dejar de fumar

12 horas después: Es una hora crítica. Probablemente sientas dolor de cabeza o mal humor, generado por el sentimiento de prohibición. Pero a las 12 horas de haber dejado de fumar, la nicotina desaparecerá de tu sangre y del mismo modo se habrán regulado los niveles de monóxido de carbono.

Tres días después: Te sentirás ansiosa, extraña y, probablemente, te cueste bastante mantenerte concentrada. Es uno de los momentos más duros, ya que es la mente la que te puede jugar alguna mala pasada. Pero llegan buenas noticias, a partir de aquí, todo será mucho más fácil, psicológicamente hablando.

Una semana después: La ansiedad no se ha ido del todo, pero cada vez es menor. Eso sí, notarás como la tos y los cuadros de asfixia, a la hora de hacer algún esfuerzo, disminuyen. Aunque puede que el insomnio se apodere de tus noches durante algún tiempo.

Ocho semanas después: Si a estas alturas no has recaído, se puede empezar a hablar de deshabituación. Además disminuye la cantidad y la gravedad de afecciones respiratorias. El sistema respiratorio va recuperando su ciclo habitual y la ansiedad va disminuyendo.

Seis meses después: Físicamente te sentirás mucho más ágil. Todo se va recomponiendo y las funciones circulatoria y respiratoria se encuentran en un continuo avance. Sentirán una sensación de victoria y confianza en ti misma.

Un año después: En este punto el riesgo de padecer alguna enfermedad coronaria habrá disminuido notablemente. Te sentirás mucho más relajada. A partir de aquí, ya podemos hablar de “ex fumadora”.

Cinco años después: Tu órganos vitales se encontrarán a salvo. Respecto al tema “dejar de fumar”, te sentirás muy feliz, más fuerte que nunca.

15 años después: Tu cuerpo no es, para nada, rencoroso. Será como si nunca hubiese probado un cigarrillo. ¡Felicidades!

Etiquetas: Salud de la mujer

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS