Formas de prevenir los piojos

La época del año más propensa para que los piojos afloren es el verano

El calor del verano es el clima perfecto para la aparición y propagación de los piojos y liendres, esos enemigos contras los que luchan todas las madres. Además, en esta época del año, es cuando los más pequeños están en contacto con la plena naturaleza por las vacaciones y los campamentos de verano.

Una vez que nuestros hijos los tienen, sólo queda limitarnos a su retirada. Pero siguiendo unos sencillos trucos podemos adelantarnos y lograr que estos seres indeseables invadan la cabeza de nuestros pequeños.

Revisar periódicamente y de forma detallada la cabeza de los niños es fundamental, aun cuando no tengamos sospechas. Deberíamos tomarlo como una costumbre para prevenir. Además, hay que focalizar sobre todo en la parte de detrás de las orejas y de la nuca. Hay que diferenciar bien la caspa de los piojos. La caspa se va fácilmente al sacudir el pelo, mientras que los piojos no.

En las zonas de la casa donde más tiempo pasen los niños, es recomendable pasar el aspirador en lugar de barrer con la escoba, incidiendo en sofás y alfombras, que son las zonas donde existe más riesgo de que haya.

Cada niño debería tener su propia toalla y peine, y en los lugares comunes con otros niños sería estupendo que guardaran sus ropas dentro de mochilas en lugar de colgarlas con el resto, para evitar el contagio.

En el caso de los pelos largos, se recomienda no dejar el pelo suelto sino recogerlo en coletas o trenzas. Usar un acondicionador y echar colonia hará el pelo menos atractivo para los piojos.

Al lavar la ropa, es útil meter también con más frecuencia de lo habitual gorros, guantes u otras prendas que no tenemos costumbre. Además, lo tendremos que hacer a una temperatura que oscile los 50 grados.

 

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS