¿Sabes por qué te afectan los cambios de tiempo?

4 minutos

Te contamos todo lo que debes saber sobre la meteorosensibilidad.

También te puede interesar: Así afecta el tiempo a las relaciones de pareja
¿Sabes por qué te afectan los cambios de tiempo?

Seguro que más de una vez te has sentido más decaído en un día de lluvia o con menos ganas de hacer cosas en un día de calor extremo. ¿Alguna vez te ha molestado una antigua cicatriz cuando iba a cambiar el tiempo o te duele la cabeza cuando sopla mucho el viento? Los cambios de tiempo nos afectan a todos, pero no por igual. Hay personas más sensibles a estos cambios y son las que padecen lo que se conoce como meteorosensibilidad.

Las variaciones del tiempo atmosférico provocan en estas personas cambios de comportamiento e, incluso, la aparición de estados psicopatológicos como consecuencia de estos cambios.

Y no son pocas las personas que lo sufren, y es que la meteorosensibilidad afecta nada más y nada menos que a más de un 30 % de la población. Pero, ¿cómo sé si soy meteorosensible?

Me duele el cuerpo, ¿el tiempo va a cambiar?

Las personas mayores son las que más padecen dolores y las más susceptibles a que se agudicen con un cambio de tiempo. Así que cuando oímos a nuestros mayores quejarse porque su artrosis o dolores reumatoides han empeorado con vistas a un cambio de tiempo, están en toda su razón.

La culpa la tiene la presión atmosférica. Este parámetro es básicamente el peso que genera una columna de aire en cualquier punto de la atmósfera. Como tal, ejerce peso también sobre nosotros y es que dicha presión puede variar aumentando o disminuyendo. Cuando se produce una bajada de la presión atmosférica, por ejemplo, cuando se aproxima una borrasca, la presión dentro de nuestras articulaciones aumenta y este aumento irrita los tejidos blandos de la cavidad articular que, si está dañada por artrosis o artritis, produce una inflamación y, por lo tanto, se agudiza la sensación de dolor.

La primavera la sangre altera, ¿por qué?

Estamos a las puertas de la llegada de la primavera, una estación en la que se disfruta de temperaturas más agradables, días más largos, pero también una estación de gran variabilidad meteorológica. Días soleados pueden dar paso en cuestión de horas a chubascos, tormentas o cambios bruscos de temperatura. Pero, además de estar a merced de la meteorología, en primavera aumentan los niveles de serotonina, ya que absorbemos másvitamina D del sol. Tenemos más horas de luz y días soleados y esto se traduce en un aumento del estado de ánimo, de la vitalidad y de la energía.

Además, en esta estación se favorece la secreción de feromonas, oxicitina, dopamina y noradrenalina, todas ellas relacionadas con la atracción. De ahí el famoso refrán, “la primavera la sangre altera”.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y es que esta estación tiene una doble cara que no nos gusta tanto: la astenia primaveral. El motivo de la astenia primaveral se debe al mayor número de horas de luz, al aumento de las temperaturas y a la polinización de muchas plantas. Son las mujeres las que más la padecen, así como las personas con edades comprendidas entre los 40 y 60 años.

Y el cambio de hora, ¿también nos afecta?

No queda nada para que cambiemos nuestros relojes y en la madrugada del 25 al 26 de marzo a las dos de la mañana serán las tres. Cada primavera “perdemos” una hora que “recuperamos” a los seis meses. En general no suele afectarnos demasiado, salvo a aquellas personas más vulnerables a los cambios, y es que estas personas pueden tener dificultades de adaptación a los cambios bruscos de horario.

Al ganar una hora de luz, tenemos más tiempo libre para disfrutar al salir del trabajo, lo que se traduce en que estamos más alegres, vitales y con mejor humor.

Qué hacer si somos meteorosensibles

Desafortunadamente no podemos hacer nada, pero si estamos entre este porcentaje de la población, podemos aprovechar este “talento” y anticiparnos a los cambios de tiempo. Quizás lleves un meteorólogo/a en tu interior ¡Aprovéchalo!

Por: Mar Gómez, meteoróloga de El Tiempo.

Etiquetas: Mujer, Salud de la mujer

Continúa leyendo...

Contenidos similares

COMENTARIOS