Revista Mía

¿De verdad queremos ser jefas?

Un estudio de la Escuela de Negocios de Harvard revela que las mujeres aspiran a menos altos cargos que los hombres por voluntad propia.

Un estudio de la Escuela de Negocios de Harvard revela que las mujeres aspiran a menos altos cargos que los hombres por voluntad propia.
En pleno debate abierto por la cuota de paridad de mujeres en los consejos directivos, un estudio dirigido por la profesora de Harvard Francesca Gino cuestiona esta propuesta.
Mientras que en algunos países de la Unión Europea se han aprobado incluso leyes que imponen una cuota mínima de mujeres en los órganos de decisión de sus empresas, este estudio desvela que el número de mujeres que quieren alcanzar estos puestos es menor al de los hombres.
Según las investigaciones, de las que se ha hecho eco The Economist, las mujeres dan más importancia a formar una familia y al crecimiento personal que al profesional.
A parte de la discriminación femenina y del hecho de que muchas mujeres son las que deciden criar a los hijos, se suma otro factor que influye en el hecho de que haya menos mujeres que hombres ocupando cargos directivos: el poder y un mayor estatus profesional no forman parte de los principales objetivos de las mujeres en la vida.
Tras nueve estudios con una muestra de 4.000 personas muy diversas (altos directivos, licenciados con MBA y estudiantes), encontraron que, comparado con los hombres, las mujeres tenían un mayor número de metas en la vida pero más relacionadas con el ámbito afectivo, familiar y del bienestar. Alcanzar un puesto directivo no lo consideraban tan importante como el sexo masculino.
Estas mujeres del vídeo adjunto lo tienen claro.
tracking