Revista Mía

4 preguntas sobre prácticas y becas

¿Has acabado tus estudios o estás a punto de finalizarlos? Antes de iniciarte en el mundo laboral aclara tus dudas sobre los contratos de prácticas y las becas de formación.

¿Has acabado tus estudios o estás a punto de finalizarlos? Antes de iniciarte en el mundo laboral aclara tus dudas sobre los contratos de prácticas y las becas de formación.
Natalia Pérez responsable del Área Comercial, Marketing y Empleo de Universia España resuelve tus dudas.

1- ¿Qué es un contrato en prácticas? ¿En qué se diferencia de una beca?

Un contrato en prácticas es un contrato laboral que tiene la finalidad de insertar profesionalmente a jóvenes que posean un título universitario o cualquier otra titulación que se reconozca de forma oficial.
Las principales características son: el trabajador cotiza a la Seguridad Social, la duración es entre 6 meses y 2 años y la retribución mínima es el 60 % (durante el primer año) y el 75 % (el segundo año) del salario fijado en convenio colectivo para ese tipo de empleado.
Se diferencia de una beca en que esta última se realiza a través de un Convenio de Cooperación Educativa entre la Empresa y un Centro de Estudios. Es importante saber que estos convenios no son contratos laborales (se regulan según el R.D. 1845/1994, de 9 de septiembre, sobre programas de cooperación educativa).
Dada la escasa regulación legal existente en lo referente a este tipo de actividad, es complicado responder a esta pregunta.
En general, las condiciones de los becarios se fijan en los Convenios de Cooperación Educativa. Al no ser un contrato laboral, el becario no asume obligaciones laborales, y únicamente debería aprender las tareas prácticas relacionadas con su formación teórica, por lo que en ningún caso deberá desarrollar las labores propias de un trabajador contratado, algo de lo que puede informarse al centro formativo en caso de que suceda.
En cuanto a su duración, las becas también están reguladas mediante los mismos convenios y los centros de estudio. Oscilan entre los 3 meses y  el año de duración.
Este tipo de becarios también cotizan a la Seguridad Social, siempre y cuando perciban una ayuda al estudio por parte de la empresa (derecho regulado en el R.D. 1493/2011).
El objetivo de este tipo de becas es conseguir una formación integral del alumno universitario a través de un programa educativo paralelo en la Universidad y en la empresa, combinando teoría y práctica.
Una vez que el becario se incorpora a una compañía, se le tiene que asignar a un programa formativo relacionado con sus estudios, con el objetivo de que adquiera el conocimiento práctico necesario para completar su formación y pueda contar con un mínimo de experiencia al finalizar dicho programa.
Igualmente, deberá tener un tutor profesional, que es una persona de la compañía, y un tutor académico, que será una persona de su Universidad o centro de estudios. Ambos deben guiar al becario, así como evaluar su desempeño durante todo este periodo.
Desde Universia recomendamos que ante este tipo de situaciones el alumno recurra a su tutor académico, ya que es su referente a lo largo de su estancia en la empresa.
Otra figura que también puede ayudar en este tipo de casos son los Centros de Orientación e Información de Empleo (COIE), que son los organismos que gestionan los convenios y anexos correspondientes que también velan por la calidad de las prácticas.

Etiquetas:

tracking