Revista Mía
57724a35573e839c07fd82b8

4 preguntas sobre indemnizaciones

Llegan después de un despido o tras un accidente laboral. Saber exactamente lo que te corresponde te ayudará a decidir si tienes que presentar o no una demanda contra la empresa.

Llegan después de un despido o tras un accidente laboral. Saber exactamente lo que te corresponde te ayudará a decidir si tienes que presentar o no una demanda contra la empresa.
Nuestro experto, Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España responde a las dudas de nuestras lectoras.
Si quieres, puedes enviarnos tus preguntas a mia@gyj.es, indicando en el asunto ‘Consulta Trabajo’, y nuestro especialista en RR.HH. las responderá en esta página.

1 - ¿Qué tipos de indemnizaciones hay? ¿Cómo se calculan?

Se diferencian según el tipo de despido (procedente, improcedente, disciplinario o por causas objetivas) y el tipo de contrato que el empleado tiene con la organización.
En cualquier caso, a la hora de calcular la suma total tenemos que tener en cuenta el sueldo bruto anual, los días de vacaciones anuales del empleado, los días de vacaciones ya disfrutados, la fecha de inicio y de fin del contrato y el número de pagas.
Además, hay que calcular los días por año que corresponden según el tipo de despido: 20, 33, 45, etc.
La indemnización depende del tipo de despido. En los procedentes, las autoridades competentes confirman que los motivos por los cuales finaliza la relación trabajador-empresa son válidos. Pueden ser por causas objetivas (ERE) o disciplinarias. En el primer caso la indemnización dependerá del motivo, aunque cómo máximo será de 20 días/año.
En el despido disciplinario, en cambio, no hay derecho a indemnización. Esta es la sanción mayor en la escala de faltas leves, graves y muy graves.
Si por el contrario nos enfrentamos a un despido improcedente, la indemnización será mayor, pues son casos en los que no existe una razón de peso, motivos aparentes o indicios para despedir a un empleado que cumple con sus obligaciones. Así, el trabajador tendrá derecho a 45 días/año por el tiempo cotizado hasta febrero de 2012, y de 33 días/año por el tiempo cotizado posterior a esta fecha (33 días/año si se tiene un contrato de fomento de la ocupación).
Si la causa que ha motivado el accidente de trabajo es culpa del trabajador o un hecho fortuito, el empleado no tiene derecho a indemnización por Responsabilidad Civil, pero sí tendría la que establece su convenio colectivo si le declaran una incapacidad permanente total o absoluta.
Sin embargo, si el accidente deriva de una omisión de medidas de seguridad por parte de la empresa o de otra empresa colaboradora, el empleado, además de la indemnización por Responsabilidad Civil, tiene derecho a reclamar una indemnización por daños y perjuicios derivados de dicha responsabilidad.
La indemnización se puede reclamar por dos vías: denunciar el accidente laboral en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) o presentar demanda en la oficina de Inspección de Trabajo.
Son conceptos diferentes. Por ejemplo, en un contrato temporal que finaliza sin renovación, el empleado tiene derecho a su finiquito (cantidad correspondiente a la parte de las vacaciones no disfrutadas y la parte proporcional de las pagas extraordinarias en caso de tenerlas), pero no habría indemnización puesto que no hay despido.
Si la empresa no abona la indemnización o el finiquito que le corresponde al trabajador, debe presentar la papeleta de conciliación ante el SMAC reclamando esa cantidad. Si hay acuerdo, todo termina aquí.
En caso contrario, se debe presentar una demanda ante el juzgado de lo social para que sea un juez quien determine la obligación de abono por parte de la empresa.
tracking