Revista Mía
57724a37573e839c07fd85e2

Consejos para calentar tu casa sin calefacción

¿Quieres ahorrar en consumo energético en casa sin pasar frío? Te traemos algunas recomendaciones para mantener el calor en tu hogar sin subir el termostato.

Llega el invierno y muchos deseamos que llegue el final de la jornada para huir del frío dentro de casa. Según el IDAE (Instituto de Diversificación y Ahorro Energético), el gasto medio anual por hogar en España es de 990€, y el 47% se debe al uso de la calefacción. Si recurrimos a ciertos trucos podemos conseguir que esta cifra descienda sin pasar frío. ¡Toma nota!

1- No tapes los radiadores

Evita colocar ropa encima de los radiadores o poner delante cualquier mueble. Estarás entorpeciendo la circulación del calor y no conseguirás que las habitaciones mantengan una temperatura constante.
Solo necesitas entre 5 y 10 minutos para ventilar tu casa. Si te pasas, permites que el calor acumulado dentro se pierda. Aprovecha los momentos del día menos fríos y la incidencia de los rayos del sol en la vivienda.
Aislamiento: cuando cierres las ventanas comprueba que lo haces correctamente y que no existen grietas ni fisuras alrededor para evitar la pérdida del calor. Puedes plantearte colocar doble acristalamiento si el aislamiento no es suficiente.
Sobre todo si hay habitaciones en las que no enciendes los radiadores. El calor que está presente en los lugares donde sí tienes la calefacción puesta de manera habitual tiende a repartirse por el resto de estancias si no mantienes las puertas cerradas.
Si en tu vivienda suele incidir la luz del sol a lo largo del día, sácale partido. Abre cortinas, sube persianas y deja que entre en casa. Cuando el sol se ponga, recurre al proceso contrario para no perder calor: corre las cortinas para aumentar el aislamiento.
Si todavía no hace mucho frío, o solamente usas de manera habitual un par de estancias en tu casa, puedes recurrir a fuentes de calefacción locales, como estufas. Pero, cuidado, tienen que ser de bajo consumo o de poco voltaje, porque pueden provocar el efecto contrario y subir tu factura energética.
Aparte de ser un elemento decorativo muy útil y dar sensación de comodidad a tu hogar, las moquetas tienen la capacidad de retener el calor de la habitación, además de reducir notablemente su pérdida que se produce principalmente a través del suelo.
La cocina suele ser una de las estancias más calientes de la casa en invierno ¿Por qué? Pues porque es el lugar donde se acumulan más cantidad de electrodomésticos, que generan calor. Así que cuando cocines, cierra la puerta y disfruta del ambiente y de tu comida.
No subas el termostato más de lo necesario. Entre 21ºC y 22ºC nuestro cuerpo se encuentra en la temperatura ambiente correcta, y no es recomendable ni para nuestro organismo ni para nuestro bolsillo aumentarla. Incluso durante la noche puedes bajar un par de grados aprovechando las horas de sueño.
O la famosa combinación de las dos. No es necesario que estés en casa en invierno en manga corta y 'shorts'. Evita aumentar los grados del termostato con prendas cómodas y calentitas y disfruta de las tardes de 'peli y manta' con unas buenas palomitas o un café o chocolate caliente.
tracking