Revista Mía
57724a35573e839c07fd829b

Prepara el coche para el invierno

Ponerlo a punto antes de que lleguen las heladas te puede ahorrar más de un disgusto. Apunta los siguientes consejos. Más vale prevenir...

Autor: Patricia Muñoz
El invierno puede jugar malas pasadas a nuestro coche. Te damos consejos para ponerlo a punto:

El mantenimiento, la presión y el dibujo (en invierno, no debería ser inferior a 3 mm). Con las bajas temperaturas, la presión disminuye. Puedes sumar 0,3 bares a la presión habitual. ¿Y el dibujo? Coloca una moneda de un euro en uno de los surcos centrales del neumático. Si el borde dorado de la moneda queda a la vista, necesitas un cambio de ruedas.
Si cuando pisas el pedal suena o chirría algo, significa que las pastillas o los discos están deteriorados. Si además lo notas blando, toca ir al taller: quizá necesites cambiar el nivel del líquido de freno.
Haya nieve o no, ten un pack a mano. Nunca sabes cuándo te puede ‘pillar’ un temporal. Las hay metálicas y textiles, ambas aptas para circular por nieve. En caso de emergencia, debes colocarlas en las ruedas que ‘mueven’ el coche (dependiendo de si tu vehículo es de tracción delantera o trasera).

Las bajas temperaturas pueden descargarla. De hecho, cuando el termómetro marca -10 oC, las baterías pierden la mitad de su potencia y arrancan con dificultad. Revisa su nivel de carga, al menos, una vez al mes y antes de realizar viajes largos.
La visibilidad es esencial y por ello, antes de arrancar, los cristales deben estar despejados. ¿Un truco? Evita que se hielen mojándolos con unas gotas de vinagre antes de que caiga la noche. Si el hielo ya ha aparecido, echa un chorro de alcohol o colonia de bebé directamente sobre la luna. En segundos desaparece toda la escarcha.

Además de los elementos obligatorios (una rueda, luces de repuesto, triángulos de emergencia y chaleco reflectante), incluye un botiquín básico, una manta, ropa de abrigo, guantes y una linterna. Nunca sabes qué te puede deparar el invierno.

... no debes pisar el acelerador a fondo nada más encender el motor? Los acelerones pueden perjudicarlo y, además, supone un gasto absurdo. Conviene esperar unos segundos (los justos para colocar los espejos y ponerse el cinturón) a que el motor alcance, por sí solo, la temperatura óptima.
tracking