Revista Mía
5772515ba1d4251a098bd64c

Las pipas de girasol

Sabrosas, crujientes y saludables, su consumo tiene múltiples ventajas.

Sabrosas, crujientes y saludables, su consumo tiene múltiples ventajas. Además, son un delicioso tentempié y también pueden utilizarse en las recetas más variadas.
El consumo de pipas cuenta con una larga tradición en nuestro país. Sin embargo, los frutos del girasol son mucho más que un entretenimiento.

Su riqueza nutritiva es indiscutible, tienen un alto contenido en proteínas y un 69% de sus ácidos grasos son insaturados y ayudan a reducir los niveles de colesterol.

Son también ricas en fibra, hierro, constituyen una excelente fuente de ácido fólico, tiamina, cinc, potasio y magnesio. Además, son los frutos secos con más aporte de vitamina E.

Distintas variedades

Las pipas de las que se extrae el aceite de girasol son pequeñas y de color negro. Las que se utilizan para consumo directo son grises y con rayas blancas y son más grandes que las anteriores. De estas últimas, las de mayor tamaño se tuestan y se salan con cáscara.

Las medianas, son ideales como ingrediente culinario. Antes de utilizarlas en la cocina se pasan por una cámara de separación para eliminar los materiales extraños y después caen en una plataforma giratoria que las impulsa contra las paredes por una fuerza centrífuga. Una vez peladas se tuestan y se salan.

En la cocina

Incorporar pipas de girasol a nuestra dieta diaria es una opción deliciosa y muy sana. Puedes enriquecer con ellas los cereales del desayuno, utilizarlas para elaborar bizcochos, añadirlas a las ensaladas, las macedonias y el yogur. El pan enriquecido con pipas es un bocado exquisito.
tracking