Revista Mía
5772515ba1d4251a098bd2c6

Cosas que no debes hacer en la cena de Nochevieja

¿Quieres que la última celebración familiar del año sea todo un éxito? Evita ciertas conductas que pueden dar al traste con la fiesta.

Autor: Nacho Otero.
¿Quieres que la última celebración familiar del año sea todo un éxito? Evita ciertas conductas que pueden dar al traste con la fiesta.
- Improvisar. Si eres tú quien la organiza, tenlo todo preparado con antelación suficiente para evitar el estrés de última hora. La casa, la vajilla, los adornos, la comida y, por supuesto, 12 uvas por comensal. ¡Y nada de experimentar con platos que no conoces! Si no salen bien, adiós cena.
- Llegar tarde. Si formas parte de los invitados, preséntate a una hora razonable para poder echar una mano y departir relajadamente antes de sentarte a la mesa. Ten en cuenta que este tipo de reuniones familiares suelen ser en casa de los padres, abuelos o suegros: no es respetuoso que te tengan que esperar. Y si se impacientan contigo, discusión asegurada.
- Llegar con hambre. ¿Estás a dieta? Pues hoy no es el día. Además, si te saltas el desayuno o la comida para "hacer hueco", el efecto será justo el contrario: tu cuerpo almacenará en forma de grasa lo que ingieras en la cena y engordarás. Pica algo ligero un par de horas antes y llegarás con el hambre justa.
- Pegarte un atracón. Recuerda: es la última cena del año, no de tu vida. Se trata de compartir un momento feliz con los tuyos en torno a la mesa, no de acabar en urgencias con una gastroenteritis. Como los menús suelen ser largos y generosos en entrantes, prueba de todo un poco, ¡sin repetir!
- Emborracharte. Por el mismo motivo que el punto anterior -no ponerte malo- y por otros varios. Si vas a seguir de fiesta, debes reservar fuerzas; si tienes que conducir para volver a casa, se impone la prudencia total. Y no hay mejor combustible para las discusiones que las copas de más.
- Sacar temas inoportunos. Precisamente para evitar discutir, conviene esquivar asuntos "peligrosos": política, religión, dinero. Pero también hacer determinados comentarios: "has engordado, ¿no?", "¿entonces sigues sin encontrar trabajo?", "bueno, ¿cuándo os casáis?"...Respeta y serás respetado.
- Recurrir a la tele. Encender la televisión durante la cena como modo de tapar incómodos silencios o conatos de trifulca no es una buena idea. Lo más seguro es que a cada comensal le apetezca ver un programa diferente, máxime con las grandes diferencias generacionales que habrá. Así que la tele sólo para las campanadas y las uvas.
- No dejar quieto el móvil. Tampoco es lo más acertado para tener una despedida del año pacífica. Pocas cosas generan más incomodidad -sobre todo a padres y abuelos- que ver a tus seres queridos más pendientes del whatsapp que de la conversación. Salvo para urgencias, ¡fuera móvil!
- Marcharte enseguida. Igual de inconveniente que llegar tarde. Da igual que tengas una fiesta, o que tus hijos estén cansados y quieras volver a tu casa: es Nochevieja y alguien que te quiere ha hecho un esfuerzo para que seas feliz, ¡hazlo tú también y quédate un rato para agradecérselo!
tracking