Revista Mía
5772515aa1d4251a098bcf45

¿Sabes bien lo que son las cookies?

No, nos referimos a las galletas, sino a las que te encuentras al navegar por Internet. Sigue leyendo y descubrirás cosas sobre ellas que a lo mejor no sabes.

Autor: Nacho Otero.
No, nos referimos a las galletas, sino a las que te encuentras al navegar por Internet. Sigue leyendo y descubrirás cosas sobre ellas que a lo mejor no sabes.
Como usuario de Internet, te habrás encontrado muchas veces con avisos que te piden aceptar la política de cookies de una página. Estos pueden aparecer en el encabezamiento de la web o en algún rincón más escondido. Hay quien cree que las cookies son portadoras de virus o que constituyen alguna forma de spam. Pero ¿sabes bien qué son en realidad?
¿Qué son?
Son pequeños archivos de texto que las páginas web descargan en tu ordenador o dispositivo para almacenar información, como tus preferencias de usuario.
Una vez que tu navegador instala una cookie, la próxima vez que realices una acción en la misma página (como hacer clic en un vínculo o añadir un producto a tu carro de la compra online, por ejemplo), tu navegador volverá a enviar a esa página la cookie previamente almacenada.
Las cookies no contienen virus, al contrario de lo que mucha gente piensa. Se guardan en la memoria o disco duro del ordenador y ocupan muy poco espacio.
¿Para qué sirven?
La gran mayoría de las páginas requieren la activación de cookies para crear una cuenta o mantenerte activo. Si las desactivas en tu navegador, es probable que gran parte de la página no funcione.
Las páginas utilizan las cookies para ofrecer una experiencia personalizada y para almacenar información sobre el uso de la web. Así, permiten por ejemplo abrir páginas sin tener que poner la contraseña.
Las cookies sólo almacenan la información que tú proporcionas a esa web en concreto. Contendrán información personal únicamente si tú la has facilitado a esa página con anterioridad.
¿Qué tipos de cookies hay?
Las cookies propias son las que se generan en la web que estás utilizando. Las cookies de terceros las instala una página web distinta a la que tú estás visitando. Por ejemplo, la página que estás viendo puede tener un botón de "Me gusta" de Facebook que instale una cookie que Facebook pueda leer.
Las cookies de terceros pueden ser instaladas por empresas publicitarias para colocar anuncios adaptados a tus intereses. Como siempre se envían a la página que las originó, los anunciantes recibirán una cookie de cada página que visites donde se estén anunciando.
Esto permite a las empresas rastrear las páginas que visitas y enviar anuncios a la medida. Si lees un artículo sobre medio ambiente, se puede utilizar una cookie para almacenar tu interés en este tema y añadirlo a tu perfil.
¿Se deben desactivar?
No se aconseja desactivar todas las cookies, porque puede limitar tu navegación. Pero si te preocupa la privacidad y quieres protegerla, puedes hacer que tu navegador sólo acepte cookies propias. Los buscadores tienen distintas formas de borrarlas o limitar las que se pueden instalar en tu equipo.
Eso sí: debes saber que, aunque bloquees las cookies, los anunciantes están utilizando cada vez más las llamadas cookies flash. Son pequeñas piezas de código que instala en los discos duros el programa Flash de Adobe cuando se ven vídeos en páginas como YouTube, por ejemplo. Y no se detectan igual que las otras.
tracking