Revista Mía

Claves para comprar la sillita del coche

Los niños deben viajar siempre con el máximo nivel de seguridad dentro del coche. Por eso es vital acertar al comprar la sillita del coche.

Los niños deben viajar siempre con el máximo nivel de seguridad dentro del coche. Por eso es vital acertar al comprar la sillita del coche.
Para ayudarles en esta tarea y que estén al día de las nuevas normas y de los diferentes tipos de Sistemas de Retención Infantil (SIR) obligatorios, los portales de motor de Schibsted Spain, coches.net y vibbo, ofrecen un repaso a las posibilidades que hay en el mercado y a los recientes cambios normativos al respecto.

Adaptarse al crecimiento del pequeño

Durante la fase de crecimiento de un niño pueden ser necesarios hasta cuatro sistemas de retención infantil distintos. Una forma ideal para reducirlo a medida que el niño crece es adquirir sillas de segunda mano (puedes encontrarlas casi nuevas por unos 60 euros). O comprar sillitas adaptables homologadas que combinan más de un grupo a la vez.
La normativa española cambió en 2015: ya no se pueden instalar sillitas en el asiento del copiloto. Desde el pasado 1 de octubre, todos los menores cuya altura sea de 1,35 metros o menos están obligados a viajar en sus SIR en los asientos traseros. Esta regla tiene excepciones. En caso de que las plazas posteriores estén ocupadas por otros menores cuya altura sea inferior o igual a 1,35 m se puede instalar la sillita en el asiento del copiloto. También está permitido hacerlo si, debido a las condiciones del vehículo, no pueden montarse los sistemas infantiles de retención necesarios. Otra de las excepciones en las cuales los niños pueden viajar delante con sillita es en los coches biplaza.
Desde que un bebé sale del hospital ya se está obligado a utilizar un Sistema de Retención Infantil que, a medida que vaya creciendo, deberá ser sustituido o adaptado en función de su peso. Para tener clara esta evolución es conveniente conocer bien los diferentes grupos de SRI que existen.
El primer grupo es el denominado 0 y 0+, comúnmente conocido como sillitas de bebé o portabebés, dado que se utilizan desde el nacimiento del pequeño hasta que éste supera los 10 o los 13 kg de peso, respectivamente. Esta sillita, cuya sujeción se realiza a través de un arnés de cinco puntos, debe instalarse en sentido contrario a la marcha, la posición más segura para el niño. La cabeza nunca puede sobresalir del respaldo.
Aunque el grupo anterior puede usarse hasta los 13 kg es mejor que antes de alcanzar ese peso se avance al siguiente nivel, el Grupo 1. Dado que está homologado para niños de 9 a 18 kg, se puede usar poco después de que el bebé cumpla un año. Las sillitas del Grupo 1 en adelante deben instalarse en el coche antes de colocar al pequeño.
Cuando el niño pesa entre los 15 y los 36 kg hay que pasar al Grupo 2/3. Son asientos y cojines elevadores concebidos para el período de transición entre el uso de una sillita y el momento en que ya no se necesita SRI. Estos asientos elevan al pequeño hasta estar a la altura idónea para emplear el cinturón de seguridad. A la hora de colocarlo, la banda horizontal no debe quedar sobre el estómago mientras que la diagonal no debe tocar el cuello.
Cuando el pequeño mide más de 1,35 m, es posible dejar de utilizar el SRI, aunque se recomienda mantenerlos hasta una estatura de 1,50 m.

Etiquetas:

tracking