Revista Mía

Más seguros en casa

Nuestro hogar está repleto de trampas para los más pequeños, obstáculos que los padres deben aprender a apartar de su camino.

Autor: J. G.
Nuestro hogar está repleto de trampas para los más pequeños, obstáculos que los padres deben aprender a apartar de su camino si quieren evitar accidentes.
Según datos del Ministerio de Sanidad y Consumo, en España mueren 700 niños al año víctimas de accidentes domésticos. Las intoxicaciones son, según el Instituto Nacional de Toxicología, la principal causa de siniestralidad infantil dentro de casa. Ocurren en su mayoría de forma accidental y normalmente se deben a que medicamentos, cosméticos y productos de limpieza están al alcance de los niños. Algunas medidas básicas de seguridad son: guardar los productos tóxicos en lugares altos; prohibir las estufas en los dormitorios y revisar de qué material son los juguetes, ya que muchos artículos contienen exceso de plomo.
Las asas y mangos de las sartenes y cacerolas deben colocarse siempre hacia dentro para que queden lejos de su alcance. También hay que bloquear con dispositivos especiales los cajones con cuchillos, tijeras y demás objetos cortantes. Cuando no se esté cocinando, la llave del gas siempre debe estar cerrada. Los mecheros, cerillas y productos inflamables hay que situarlos lejos de su alcance. Y no cocinar nunca cuando los niños estén al lado del fuego; aun así, siempre hay que utilizar tapaderas para evitar las salpicaduras de aceite. A la hora del baño hay que regular y medir la temperatura del agua para evitar quemaduras. Y muy importante: no hay que dejar que el niño esté solo en la bañera o en una piscina.
Existen protectores especialmente diseñados para colocar en los enchufes. Ésta es la forma de evitar que los niños metan sus pequeños dedos en ellos y sufran una descarga eléctrica. Hay que colocar un protector por enchufe, por lo menos en los que están a la altura de los bebés.
Para evitar caídas hay que limpiar de obstáculos los suelos de la casa, utilizar alfombras y pegatinas antideslizantes en la bañera y asegurarse de que las alfombras de la casa no resbalen fijándolas al suelo. Hay que proteger las escaleras de la casa con barandillas y colocar pasamanos. Y en cuanto a los balcones y terrazas, siempre que sea necesario hay que aumentar la altura de las barandillas.
Hay que poner barrotes o rejas en todas las ventanas que estén a menos de un metro del suelo. A veces es interesante instalar sistemas eléctricos que bloquean puertas y ventanas.

Por Verónica Palomo.
tracking