Revista Mía

Cómo cuidar y mantener los suelos de madera

Casi todos los hogares cuentan con suelos de madera, un material totalmente natural que debes conocer para saber cómo mantener tus suelos como el primer día.

Casi todos los hogares cuentan con suelos de madera, un material totalmente natural que debes conocer para saber cómo mantener tus suelos como el primer día.

Proteger la madera del agua y la humedad

El suelo de madera absorbe o cede humedad del ambiente dependiendo de si la vivienda está en la costa o en el interior, pero en general se recomienda mantener una humedad relativa entre el 35 % y el 60 % con ayuda de humidificadores, recipientes con agua o fregando el suelo con agua dos o tres veces por semana en verano.
El sol directo provoca cambios de color en la madera y su oxidación por eso es necesario proteger el pavimento de forma específica aplicando una capa de acabado que haga de pantalla capaz de filtrar los rayos ultravioletas y conserve así la apariencia original del suelo. También se debe evitar dejar durante mucho tiempo los muebles en el mismo lugar para evitar diferencias de color en las zonas de una misma habitación.
5772515aa1d4251a098bd0e7

Cómo cuidar y mantener los suelos de madera. Consejos de experto

El mantenimiento de un suelo de madera es sencillo y rápido. Lo mejor es pasar a menudo la aspiradora para eliminar el polvo y cualquier agente abrasivo que tenga la superficie. Después se debe pasar una mopa de algodón o microfibra vaporizando en ella una mínima cantidad de limpiador para suelos de madera. Es importante frotar siempre en la misma dirección que tienen las lamas. A pesar de lo que se cree, los suelos de madera pueden limpiarse perfectamente con una fregona, sobre todo el verano, cuando hay menos humedad.
No conviene utilizar para la limpieza cera, detergente o jabón a base de aceites porque pueden desteñir la madera o dañar la superficie. Además, crean una película de grasa que lo hace resbaladizo. Ojo: no es recomendable el uso de agua con vinagre en suelos barnizados porque el vinagre tiene un efecto oxidante.
Cada espacio puede necesitar un tipo de suelo de madera u otro. Es importante asesorarse para elegir el más apropiado en cada caso y contar con personal cualificado que garantice una correcta instalación. Hay que tener en cuenta que cada suelo de madera tiene su personalidad, sus vetas, sus propias características y su propia manera de envejecer. Cada suelo es único y como tal se debe aprender a cuidarlo. Todos estos consejos nos los ofrece El Grupo Gubia.
tracking