Revista Mía

Ana Rosa Quintana se va de vacaciones en 'alerta'

Su verano pasa por la actualidad política y la formación de Gobierno.

Ana Rosa Quintana ha cerrado su duodécima temporada al frente del programa matutino que lleva su nombre, y desde ya mismo se encuentra de vacaciones. Eso sí, a medias, ya que estará muy pendiente de lo que suceda con la formación de Gobierno, tras las elecciones del 26J.
La mítica presentadora ha dejado el testigo, como viene siendo habitual cada verano, a Joaquín Prat, pero ha avisado que “si pasa algo, volveré. Estaré pendiente de la actualidad”. Actualidad, que, por otra parte, ha acabado por hastiar a Ana Rosa, sobre todo con lo que está siendo el culebrón del verano, la separación entre Alba Carrillo y Feliciano López, que tantas horas de televisión ocupa.
Antes de empezar sus vacaciones hay una fecha marcada en rojo en su calendario, la boda de su hijo Álvaro Rojo con su novia Ana Villarubia, en tan solo unos días. Allí ejercerá de madrina, algo que parece no ponerla muy nerviosa.
La pareja ya se casó por lo civil semanas atrás y ahora han querido hacerlo por la iglesia, en una ceremonia íntima y familiar, como ha desvelado la madre del novio. Entiende que es ley de vida que sus hijos vuelen del nido, algo que se toma con naturalidad y felicidad. Además, respeta y entiende que sus hijos no quieran vincularse a su popularidad y quieran seguir manteniendo su anonimato.
Para disfrutar de sus vacaciones, Ana Rosa lo tiene claro: Sotogrande volverá a ser su lugar de descanso. Allí viajará junto a su marido, el empresario Juan Muñoz, y sus mellizos, Juan y Jaime, de 12 años.
El balance del curso no puede ser mejor para Ana Rosa, cuyo programa ha vuelto a ser líder con un 18,8% de 'share' y 538.000 espectadores. A lo que hay que sumar el reconocimiento que tuvo el pasado 30 de junio, cuando recibió el premio Eisenhower Fellows de la televisión.
tracking