Revista Mía

Los Pokémon llegan a la Casa Real sueca

La fiebre por el mítico juego se codea con la monarquía.

¿Hasta dónde va a llegar el vicio y la afición por ‘Pokémon Go’? Esa es la pregunta que a día de hoy se hacen muchas personas después de que la plataforma de videojuegos Nintendo haya sacado a la luz una nueva adaptación del clásico juego basado en criaturas animales de ciencia ficción.

Millones de usuarios en todo el mundo se han descargado la aplicación para jugar y cazar Pokémon por las calles, a su paso, gracias a la realidad virtual. Lo que nunca nos habríamos imaginado es que la fiebre por el juego llegaría a traspasar fronteras a priori inimaginables, como por ejemplo llegar hasta la mismísima Casa Real sueca.
Hace unos días conocíamos la noticia de que un gran grupo de jugadores del título llegaron hasta el castillo de Solliden, en la isla sueca de Öland, residencia de descanso de la Familia Real de Suecia. Fue la caza de un Pokémon lo que les llevo a personarse en un lugar de tan restringido acceso. En cuanto llegaron, los guardias de seguridad del lugar, Carlos Gustavo y Silvia, les impidieron continuar con su camino, cuando ya ocupaban el jardín y se disponían a entrar dentro de la casa.
El responsable de seguridad de la residencia declaró que “No había una explicación razonable de por qué se encontraban allí”, pero también que “en ningún momento accedieron y son bienvenidos a volver durante el día”. Por su parte, los jugadores se han mostrado ajenos a la polémica argumentando que “Dentro de Solliden, no debería haber tantos Pokémon a todas horas”. ¿Tendrá techo la fiebre pokemista? De momento ya es la aplicación más descargada en la App Store.
tracking