Revista Mía

7 cosas que no debes publicar en Internet

Haz de la red de redes un sitio más seguro con estos consejos.

Cada vez vivimos más integrados en el mundo tecnológico. Sin embargo, no solemos ser conscientes de los peligros que conlleva permanecer continuamente conectado a Internet. Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat… seguramente las conozcas todas, y es probable que uses más de una de estas redes sociales.
La constante exposición que nos conecta con nuestros amigos y conocidos en las redes, puede convertirse en nuestro auténtico enemigo si la información publicada en ellas cae en manos equivocadas. Pero, ¿qué debemos hacer para evitar que esto ocurra? ¿Cuáles son las cosas que jamás deberíamos publicar en Internet?

Planes

No hagas ni publiques planes por Internet. Si te vas a ir de viaje, no lo cuentes en las redes. Esta información puede ser clave para ladrones que aprovechen para darse un paseíto por tu casa y despojarte de tus bienes más preciados.
Desactiva el geolocalizador de tu móvil. Cuando publicas algo, las fotografías tomadas pueden contener información específica sobre dónde te encuentras haciendo que personas no deseadas tengan un fácil acceso a nosotros.
Tampoco facilites tu dirección. Este punto también es fundamental si quieres evitar un susto. Incluso aunque creas que tu perfil no lo ve nadie, salvo tus amigos, existen expertos hackeadores que son capaces de acceder a tus datos. Cuanto menos les facilites la tarea, mejor.
Igual que tu dirección. No publiques números de teléfono, (ni que decir tu DNI o datos bancarios). Cualquier información de este tipo puede ser gravemente perjudicial para ti y convertirse en carne de cañón para estafadores.
Normalmente los padres no solemos prestar atención a este terrible problema y publicamos numerosas e inocentes fotografías de nuestros hijos en las redes sin pensar que pueden llegar a caer en las peores manos.
Seguramente haya fotografías o vídeos que no te gustaría que vieran determinadas personas, por ejemplo, de tu círculo del trabajo. Sin embargo, a pesar de que tengas configurada la máxima seguridad en tu perfil social, esto no te asegura que la publicación vaya a quedarse ahí y que nadie haya hecho una captura y tu foto acabe circulando por cualquier portal. Ante la duda, no publiques.
No hables para bien, ni para mal (sobre todo esto último), de tu trabajo en las redes. Ya no sólo porque corres el riesgo de que termine viéndolo tu jefe, sino que, además, puedes estar facilitando información a empresas de la competencia y terminar perjudicándote a ti mismo.
tracking