Revista Mía

¿Qué indemnización me corresponde?

Una reciente sentencia del Tribunal de Justicia Europeo insta a equiparar la indemnización de los contratos eventuales a la de los indefinidos. Esta y otras dudas plantean nuestras lectoras y responde Javier Caparrós, director general de Trabajando.com.

¿Es cierto que los trabajadores temporales y fijos podrán cobrar la misma indemnización, según una sentencia del Tribunal Europeo de Justicia?

Lo que dictaminó el Tribunal de Justicia Europeo (TJE) el pasado 14 de septiembre de 2016 es que no existe “una razón objetiva” para justificar la diferencia entre las indemnizaciones de los contratos temporales y los indefinidos. EL TJE considera que es “discriminatorio” que los fijos tengan una indemnización de 20 días por año trabajado frente a los 12 de los de duración determinada. Por tanto, lo que exige a la justicia española es que, cuando se emitan fallos en casos de extinción de la relación laboral por causas objetivas dentro del marco de un contrato temporal, se recurra también a 20 días por año trabajado. De aceptar esa sentencia, en España, deberá ser modificado el mismo Estatuto de los Trabajadores, ya que contempla hasta un máximo de 12 días por año trabajado para el cálculo de la indemnización por cese de contrato temporal.

¿Hay casos en que un trabajador no tiene derecho a indemnización? ¿Cuáles? ¿cobraría el finiquito?

Estas situaciones se dan cuando, por ejemplo, es el empleado quien, de forma voluntaria, decide dejar su trabajo (no es una decisión de la empresa) o en casos de despido disciplinario procedente. El finiquito, al contrario, lo percibe cualquier trabajador cuando finaliza su relación contractual con la empresa, con independencia de las causas. Por ello, el finiquito incluye la parte proporcional del salario en días trabajados en el mes en vigor, la parte proporcional de las pagas extra, los días de vacaciones sin disfrutar, horas extra no pagadas e incluso pluses y pagas de beneficios que se hayan generado y no se hayan pagado.

Si me despiden por causas objetivas, ¿a qué indemnización tengo derecho?

En los despidos por causas objetivas se tiene derecho a una indemnización de 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. En estos casos, el empresario tiene la obligación de presentar pruebas que justifiquen el fin de la relación contractual con el trabajador, es decir, que haya razones organizativas, económicas, técnicas o causas de fuerza mayor, entre otras. En términos generales, la legislación vigente establece que, a mayor justificación del despido, menor es la indemnización, de ahí que las cuantías de los despidos por causas objetivas sean inferiores a las que corresponden a los despidos improcedentes, pero mayores que las de los disciplinarios.

El dueño de mi empresa se jubila y cierra el negocio. ¿Los empleados tenemos derecho a alguna indemnización?

El Estatuto de Trabajadores, en su artículo 49.1 g, contempla el fin del contrato en caso de muerte, jubilación o incapacidad del empresario. En estos casos, el trabajador tiene derecho a una indemnización de un mes de salario. Pero hay excepciones: cuando se trata de sociedades mercantiles, el fin del contrato por incapacidad del empresario se hace por medio de un despido objetivo, que permite al trabajador recibir 20 días de salario por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. Si el negocio se mantiene después de la muerte, incapacidad o jubilación del empresario porque otra persona o entidad le sucede, no se puede despedir al trabajador, ya que la empresa sigue en marcha. El nuevo empresario deberá aceptar los derechos y obligaciones del anterior dueño.
tracking