Revista Mía

Recibe los regalos de Navidad con diplomacia

¿Sabías que los españoles son los europeos que más devuelven los regalos navideños? El 94 % reconoce que cambia el regalo por otra cosa cuando no le ha gustado. Es importante ser diplomático a la hora de recibir un regalo: no conviene ofender a nadie.

El 94 % de los españoles reconoce que cambia el regalo por otra cosa cuando no le ha gustado. El 71 % confiesa que miente al recibir un regalo que no le gusta por no ofender a la persona que se lo ha regalado. A pesar de todo, siempre miramos si viene dentro el ticket regalo para hacer el cambio. Es importante seguir unas normas de cortesía para no ofender a quien nos ofrece el regalo con tanta ilusión. Ser diplomático es fundamental y la cara, en estos casos, lo refleja todo.
-Aunque regalar es una muestra de cortesía, una atención especial hacia alguien, muchas veces se convierte en una obligación o una rutina, como en ciertas épocas del año. Por eso muchas veces no se acierta: porque se han comprado todos los regalos una misma tarde sin pensar en la persona a la que va dirigido. Si te toca uno de esos regalos "obligados", de alguien que no te conoce mucho, simplemente da las gracias, sin que se note tu cara de sorpresa o extrañeza, pero tampoco hace falta que seas falso y hagas gestos exagerados de agradecimiento. En la moderación, tanto para lo bueno como para lo malo, está la virtud.
-Aunque no sea el regalo más adecuado para ti piensa que la persona o no te conocía o ha comprado algo que le gustaba mucho a él sin pensar en tus gustos. Por eso no hagas comentarios sobre el objeto porque puede que a él le entusiasme. Agradece simplemente su detalle, aunque no haya dado en el clavo.
-No hables del regalo delante de otras personas en la reunión. Los comentarios podrían llegar a sus oídos y ofenderle. Esto es importante en caso de "los amigos invisibles". Tu "regalador" puede estar a tu lado. Sé discreto.
-Si es una prenda de vestir y si tienes confianza, cuando pasen unos días, puedes comentarle que no tienes más remedio que cambiarlo porque no te venía bien o no era tu talla. Puedes hacer lo mismo con un libro: decirle que no te acordabas, pero que ya lo tenías y que te gustó mucho.
-No abandones el regalo en cualquier sitio de la sala: eso demostrará que no te ha gustado y no te importa perderlo de vista.
-Si la persona que te regala es extranjera ten especial cuidado en tu reacción, sobre todo con los orientales: podrías ofenderle gravemente. En Japón, por ejemplo, debes de recibir el regalo con las dos manos, haciendo una ligera reverencia. Antes de abrirlo pregunta si puedes hacerlo en ese mismo momento. Siempre hay que fingir que te ha gustado. En algunas partes de Asia no es de buena educación abrir el obsequio delante de la persona que lo ha hecho, ya que es una manera de no parecer ansioso.

Etiquetas:

tracking