Revista Mía

El inglés: nuestra asignatura pendiente

Según el último barómetro del CIS, el 59,8 % de los españoles no habla, escribe o lee en inglés. Es nuestra asignatura pendiente. Tres expertos nos dan sus razones.

“En otros países no se doblan películas y series”

“El modo de conceptualizar la realidad en inglés es muy distinto en muchos aspectos del español. Eso constituye un obstáculo importante para los hablantes de español, aunque no es insalvable si se incide en otros factores, en especial los socio-culturales y motivacionales. Necesitamos una cultura en la que se dé mayor importancia al inglés, no solo a nivel escolar sino desde el seno de la propia familia. Hay países en los que el ciudadano medio se comunica en inglés con facilidad. Ocurre en especial en los del norte de Europa. Además de enseñarse desde muy corta edad y con intensidad en los colegios, el entorno proporciona un contexto de inmersión mucho mayor que el nuestro. En estos países, por ejemplo, no se doblan las películas y series de televisión en inglés. Solo se subtitulan. Se asume que el inglés es necesario, por haberse convertido en instrumento de comunicación internacional en campos vitales del ser humano, como la ciencia, los negocios y el turismo”.

Ricardo Mairal, catedrático de Filología Inglesa de la UNED y vicerrector de Ordenación Académica.
“En España nos encontramos con un doble reto. Por un lado, seguimos conviviendo en una sociedad en la que las generaciones de nuestros padres vivieron durante décadas un hermetismo lingüístico que limitó mucho la exposición a otros idiomas y cuyo sistema educativo les negó la posibilidad de asentar las bases en edad temprana de forma efectiva. Por otro lado, nuestro sistema educativo actual sigue tratando de enseñar el idioma inglés con métodos que enfatizan demasiado la escritura en detrimento de otros aspectos, como son el habla. Pero, quizás, el factor más influyente de todos sea la edad tardía de comienzo con el idioma. Por las particularidades del inglés, con su mezcla de raíces distintas y diferencias fonéticas con el español, la pronunciación y el oído son habilidades que se deben comenzar antes de los seis años para poder lograr una base realmente sólida”.

Marieta Viedma, cofundadora de Lingokids, plataforma móvil de aprendizaje de idiomas para niños de entre 2 y 6 años.
El que nuestro idioma nos permita entendernos con casi 500 millones de personas en el mundo, el que sea la segunda lengua más hablada en él, no favorece que los españoles se sientan motivados para estudiar, no solo inglés, sino cualquier otro idioma. Desde el punto de vista psicológico, una de las razones que puede haber detrás de todo esto es la motivación, que puede ser extrínseca o intrínseca. La extrínseca supone causas externas, como puede ser una recompensa; mientras que en la intrínseca viene de la propia persona, del orgullo o el reto por crecer. Es evidente que cuando las causas son impuestas la motivación es menos intensa, mientras que cuando viene por la propia persona, el grado de compromiso es mucho más fuerte. Las personas necesitan sentirse motivadas, interesadas y, sobre todo, necesitadas para querer hacer algo, como aprender inglés, que les suponga una utilización de su tiempo, dinero y esfuerzo”.
Genoveva Vera, psicóloga, experta en marketing personal y coaching ejecutivo.
tracking