Revista Mía

¿Qué pasa si cometes una falta en el trabajo?

El Estatuto de los Trabajadores las clasifica en leves, graves y muy graves. En cualquier caso, si incumples con tus obligaciones, el empresario está en su derecho de sancionarte. Te mostramos las respuestas de Javier Caparrós, director general de Trabajando.es España a 4 dudas de las lectoras.

¿Por qué motivos puede ser sancionado un trabajador?

Como se explica en el Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 58, una falta laboral es el incumplimiento de cualquier obligación impuesta por la empresa a través de normas legales, convencionales o asumidas a través de los contratos individuales.
Aunque puedan variar según convenios colectivos, hay una serie de cuestiones que se deben cumplir para evitar una sanción, como son la puntualidad en la hora de llegada al trabajo, el respeto por los compañeros y los superiores o la realización de las tareas marcadas.
Si la extinción de la relación laboral se produce por tu parte, deberás respetar el preaviso que se establezca en el convenio colectivo o en tu contrato. Por defecto, el plazo de preaviso es de 15 días y sirve para informar a la empresa de nuestra rescisión (en el caso de altos directivos se exige un preaviso mínimo de 3 meses). Si no lo cumples, lo habitual es que la empresa descuente de tu liquidación los días “no preavisados”. También puede ocurrir que la empresa te reclame daños y perjuicios, es decir, una indemnización, aunque son los casos menos frecuentes.
Las faltas pueden ser leves, graves y muy graves. Las sanciones de las leves suelen consistir en amonestaciones o en suspensiones de empleo y sueldo de hasta 2 días; de hasta 20 días si las faltas son graves, y de hasta 6 meses, inhabilitación para el ascenso o despido si son muy graves. Una acumulación de las muy graves, debidamente comunicadas al trabajador como advertencias previas sobre las consecuencias de su comportamiento, puede derivar en despido disciplinario, que es la mayor sanción que un empresario puede imponer a un empleado. También hay casos en los que, sin haber cometido faltas con anterioridad, el empresario puede dictaminar despido disciplinario directamente basado en un “incumplimiento grave y culpable del trabajador”. Podría ser el caso en el que se produce una ofensa verbal o física al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.Lo que no puede hacer el empresario es imponer sanciones que consistan en la reducción de vacaciones.
La ley solo obliga a las empresas a notificar por escrito las sanciones de las faltas graves o muy graves, pero en la práctica lo hacen también con las leves como un modo de probar que entregaron dicha comunicación al trabajador. Eso sí, el empresario no puede sancionar cuando quiera; tiene un plazo según el tipo de sanción: las faltas leves prescriben a los 10 días; las graves a los 20, y las muy graves a los 60. Dicho esto, si la empresa te comunica una sanción y tú no estás de acuerdo, deberás firmar indicando la fecha y la frase “No conforme” para que quede constancia de tu inconformidad. Luego tendrás que impugnarla. Para ello, debes presentar la papeleta de conciliación. Si no es posible conciliar, deberás presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social para que sea un juez el que dictamine quién tiene razón.
Javier Caparrós, director general de Trabajando.es
tracking