Revista Mía

Cómo afecta la primavera a la salud de nuestro perro

Así afectan los cambios primaverales a la salud de nuestra mascota.

La primavera ha llegado y del mismo modo que nos pasa a las personas, nuestras mascotas se ven afectadas por los bruscos cambios que la estación conlleva.
Tras el cambio de hora, los días se han alargado y nos animamos a disfrutar más de paseos después del trabajo con nuestro perro. No solo la rutina cambia para nosotros sino también para ellos.

¡Cuidado con las picaduras!

En esta época del año en la cual los arboles florecen, los días son más largos y brilla más el sol, aparecen también más insectos que producen diversas complicaciones e infecciones no solo a los seres humanos sino también a nuestros perros. La primavera trae de la mano más picaduras y debemos prestar especial atención si se producen en la boca o en la garganta de nuestra mascota ya que le pueden provocar asfixia. Por eso es vital la vacunación y los productos repelentes que eviten que nuestro perro sufra demasiadas picaduras.
 
Como nosotros, no todos los perros padecen de alergia, pero aquellos que la sufren lo pasan realmente mal. Cuando su organismo comienza a reaccionar al alérgeno en cuestión, aparecen una gran variedad de síntomas bien cutáneos, bien digestivos o bien respiratorios. En general, entre los síntomas que pueden tener destacan el enrojecimiento de la piel, el lamido constante de una zona de su cuerpo, conjuntivitis, prurito en la base de la cola, estornudos, vómitos o diarrea.
Lo más conveniente si notamos alguno de estos síntomas es acudir al veterinario para poder hacer un diagnóstico adecuado de que es realmente lo que le está provocando esta reacción alérgica.
En esta estación, se produce una plaga importante, la de la procesionaria del pino, la más importante de los pinares mediterráneos. Esta oruga, sin proponérselo, es una grave amenaza para los perros.
Con la subida de las temperaturas, las orugas bajan de los pinos para enterrarse y transformarse en mariposas. Si a esto le añadimos que salimos más al campo con nuestro perro, tenemos una combinación explosiva que puede poner en riesgo la salud de nuestra mascota.
Estas orugas son bastante fáciles de identificar porque se mueven “en procesión”, formando hileras, de ahí su nombre, pero aun así debemos estar muy atentos y cuidar la curiosidad de nuestro perro ya que suponen un grave peligro si chupan o ingieren alguna.  Si no se trata a tiempo, puede perder la lengua por necrosis y, en el peor de los casos, morir por asfixia.
Por: Mar Gómez, meteoróloga de El Tiempo.
tracking