Revista Mía

¿Pagar las vacaciones con tarjeta de crédito? ¡Divide los gastos y ahorra!

Llega el buen tiempo y somos muchos los que comenzamos a planear nuestras vacaciones de verano. ¿Sabes cómo puedes pagarlas para que tus ahorros no se resientan? Descubre cómo pagar las vacaciones con tarjeta de crédito y ahorrar.

Decidir dónde o cómo viajar depende mucho de nuestro presupuesto. El año pasado los españoles gastamos de media 953 euros en nuestras vacaciones veraniegas, de acuerdo con un estudio del Observatorio Cetelem. Para pagar todos los gastos son muchos los españoles que se plantean utilizar las tarjetas de crédito y financiar el coste de las vacaciones, al menos los grandes gastos como el alojamiento y los traslados, en cuotas mensuales. No obstante, aunque pueda parecer una buena alternativa para pagar nuestras vacaciones, debemos tener cuidado en cómo las utilizamos para evitar sobreendeudarnos. 

Cómo pagar las vacaciones con una tarjeta de crédito y ahorrar

Si estamos decididos a financiar los gastos de las vacaciones de verano con una tarjeta de crédito, debemos tener en cuenta varias pautas para no sobreendeudarnos. Lo primero que debemos hacer es realizar una lista de los gastos que queremos financiar, como los del transporte y el alojamiento. Es aconsejable dejar los gastos más pequeños para pagarlos a débito y evitar pagar intereses por esos costes que son fáciles de asumir.
Seguidamente es importante calcular el coste aproximado de estos gastos y decidir si queremos afrontarlos con el pago diferido total, pagar la totalidad de lo gastado a comienzos del mes siguiente, o hacerlo en cuotas mensuales. Al escoger pagar en cuotas mensuales es vital escoger una mensualidad adecuada. Por defecto, todas las tarjetas de crédito tienen el pago mínimo como opción predeterminada. Si bien el pago mínimo nos permite financiar grandes gastos en cuotas a partir de 20 euros, el reembolso se alargará de manera infinita, haciendo que se generen intereses durante más tiempo y, por ende, pagando más.
Para elegir la cuota adecuada debemos tener en cuenta por un lado nuestro nivel de solvencia, así escogeremos una mensualidad que sea lo suficientemente alta para acortar el plazo lo máximo posible sin que esto desequilibre nuestras finanzas mensuales. Por otro lado también es importante contar con otros gastos futuros que queramos financiar, como la vuelta al cole o Navidad, para evitar que se solapen.

Cómo afecta el plazo a lo que pagaremos de intereses

Aunque el plazo parezca un factor que poco tenga que ver con lo que pagaremos por financiar nuestras vacaciones, es una de las variables que más pueden ayudarnos a ahorrar o a gastar de más. Para verlo de manera más clara en la tabla de arriba hacemos una simulación de cuánto pagaríamos por financiar los 953 euros de gasto medio con una tarjeta con un interés de 21 % con plazos diferentes.
Como podemos ver, la diferencia en los intereses generados entre el plazo más corto y el más largo es de 161 euros, unos intereses que podemos ahorrarnos simplemente usando los pasos antes mencionados para escoger una cuota adecuada y realizando un presupuesto acorde para no tener que financiar todos los gastos que supondrán nuestras vacaciones.
tracking