Revista Mía

Así ha cambiado la cesta de la compra la histeria del coronavirus

Además de imágenes de supermercados desabastecidos y de la compra casi compulsiva de productos higiénicos, también ha aumentado de forma considerable la adquisición de comida envasada.

Los productos de higiene (con los desinfectantes con alcohol etílico a la cabeza) junto con la comida envasada han aumentado sus ventas un total de un 8 % durante el mes de febrero, según datos de un informe realizado por la consultora Nielsen. El coronavirus, COVID-19, ha modificado de forma sustancial la cesta de la compra de los consumidores este mes de febrero. Te contamos qué ha cambiado.

Legumbres, pasta, arroz y platos preparados, lo más comprado

Los productos no perecederos vuelan de los supermercados y grandes superficies. En la categoría de alimentación ha aumentado un 47 % la compra de legumbres, un 45 % la de arroz y un 31 % las pastas.
Pero también los platos preparados, con un incremento del 26 %, las sopas, un 19 %,  las conservas un 18 %, el aceite, un 5 % y la leche en polvo, un 11,9 %.
Parece que muchos consumidores quieren llenar las despensas, alacenas y congeladores en previsión de lo que pueda ocurrir con el avance de esta epidemia.
El informe de Nielsen asegura que el coronavirus también es el motivo por el que ha repuntado de forma importante el comercio electrónico. Las ventas por Internet en supermercados e hipermercados crecieron más de un 60 % la semana del 24 de febrero al 1 de marzo y parece que esto no ha hecho más que empezar.
La cosa ha llegado hasta tal punto que algunas webs de comercio electrónico han estado saturadas en algunos momentos y hay determinados productos que están agotadísimos.
El estudio muestra un incremento de ventas en las comunidades autónomas más afectadas por el brote de coronavirus durante el mes de febrero. En Madrid se compró un 28 % más, en La Rioja un 29,1 %, en la Comunidad Valenciana un 25,6 % y un 24,7 % en Cataluña.
A medida que se van incrementando los casos de coronavirus y que los diferentes órganos de las comunidades autónomas van poniendo en marcha medidas para evitar el contagio, la situación de alarma entre la ciudadanía también va en aumento.
En Vitoria, La Rioja y Madrid se ha repetido la misma estampa en diferentes supermercados, especialmente de la cadena Mercadona: todos ellos llenos de gente, colas de horas en las cajas y las estanterías totalmente vacías.
Mientras, tanto las autoridades sanitarias como desde la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados no dejan de mandar mensajes tranquilizadores a la sociedad apelando al sentido común y a la calma, asegurando que no hay peligro de desabastecimiento ni de que se cierren las tiendas.
Recuerdan la importancia de seguir las medidas higiénicas (lavarse las manos y, si es posible, mantenerse a una distancia de entre uno y dos metros de personas que estornuden o tosan, fundamentalmente) que se llevan ya bastante tiempo anunciando y que es fundamental tratar de cumplir con las directrices que se instauran desde los organismos competentes, con el principal objetivo de evitar los contagios.
Desde luego, lo que no parece que sea muy sensato es que una multitud se congregue en los supermercados estos días cuando el mensaje es tratar de evitar aglomeraciones de gente para que el virus no se propague. Es fundamental tratar de actuar con racionalidad y comprar con cabeza.
tracking