Revista Mía
5e7023da5cafe8a2e984a24d

La comida a domicilio en tiempos de coronavirus

Mientras solo se mantiene la actividad de farmacias, supermecados y hospitales y se aconseja permanecer en casa, se debate la idoneidad de las plataformas y opciones de reparto.

Autor: Gtres
Para evitar que aumenten los contagios por Covid-19, se ha recomendado permanecer en casa durante quince días con pocas excepciones, entre ellas, ir a trabajar, comprar productos de primera necesidad o acudir a un centro médico. Los restaurantes han cerrado sus puertas y el acto de comer se ha reducido al espacio privado. Un panorama en el que el sector delivery seguirá operando comprometido con las precauciones fijadas para poder dar salida a los productos perecederos de muchos locales o ayudar a mantener cierta actividad para que las consecuencias económicas sean menos graves para los establecimientos, pero también para atender a las necesidades que puedan surgir en los usuarios en estos días. Mientras, en las redes sociales se debate si es idóneo o no que se esté exponiendo al contagio a los trabajadores de estas empresas.
Just Eat, Glovo, Deliveroo y Uber Eats han hecho público su compromiso con la seguridad tanto de usuarios como de trabajadores. Estas plataformas han puesto en marcha protocolos de reparto que respetan lo indicado por las autoridades nacionales, en sintonía con lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus. Consiste en una entrega sin contacto en la que el repartidor avisa de dónde está colocado el pedido o en algunos casos la bolsa térmica completa y el cliente lo recoge por sí mismo. El pago se hace a través de la app correspondiente para evitar también el intercambio y la manipulación de dinero por parte de ambos implicados. Algunas de estas plataformas, como Glovo, se defienden de quienes las acusan de sacar beneficio incluso en un momento de crisis indicando lo útil que es el servicio para hacer llegar a muchas personas productos de primera necesidad.
En línea con esta necesidad, han surgido iniciativas ciudadanas en muchas localidades españolas, sobre todo por parte de gente joven, para ayudar a hacer la compra o hacer los recados imprescindibles, como ir a por los medicamentos recetados, a personas mayores que deben permanecer en casa. El procedimiento es muy parecido al del delivery para evitar el contacto entre el joven y el anciano.
La opción del reparto a domicilio está siendo una idea que ronda también a la empresas más humildes para intentar pasar el bache de la mejor manera y contribuyendo a hacer más amena la cuarentena de los demás. Es el caso de Obrador Baldo, una empresa familiar de Coria del Río, en Sevilla, donde se están planteando ofrecer el reparto de sus pasteles y tartas en estos días siempre respetando la legalidad marcada por el ejecutivo español. Ellos cuentan con su propia furgoneta de frío y se encargarían personalmente de los repartos sin contacto, realizándose los cobros por transferencia o Bizum. "Ahora que viene el Día del Padre o a más de uno le tocará celebrar su cumpleaños en casa, nos gustaría dar la opción de poder endulzarles un poco estos días, de llevarles una tarta con la que poder celebrar", explica María Jesús Muñoz, una de las propietarias de este obrador de pasteles artesanos.
tracking