Revista Mía

Los planes de los hermanos Roca para afrontar la crisis del coronavirus

Los chefs tienen previsto abrir un restaurante mucho más barato y asequible que ubicarán en su espacio reservado a eventos, Mas Marroch.

La crisis del coronavirus también ha afectado a la alta cocina. Los grandes chefs de nuestro país se han visto obligados también a cerrar sus negocios, con las consiguientes pérdidas que esto supone. El Celler de Can Roca, sin ir más lejos, uno de los restaurantes más prestigiosos del panorama nacional, se veía en la necesidad de abrir un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (el temido ERTE) a sus trabajadores para frenar los estragos de la crisis. Pero las medidas tomadas por los hermanos Roca no han quedado ahí y, además de haber tenido que prescindir de forma temporal de las manos de los 145 trabajadores que tenían en plantilla de sus restaurantes El Celler de Can Roca, Can Roca, Mas Marroch, Rocambolesc y Casa Cacao. Una situación complicada tras la que los hermanos Roca han tenido que replantear su modelo de negocio.
Aún se desconoce cuándo y cómo el sector de la restauración podrá retomar su actividad. Sin embargo, de lo que no cabe duda alguna es de que será uno de los más castigados y de los últimos en volver a la normalidad. Algunos chefs, como Andoni Luis Aduriz consideran que el gremio de la alta cocina será, además, el más perjudicado, pues no solo tendrán que hacer frente a la falta de público extranjero en sus restaurantes – su principal fuente de ingresos, también tendrán rendir cuentas ante un cliente mucho más exigente, concienciado y preocupado por la situación. Ante esta situación, los Roca lo tienen claro.

Mismo concepto, más asequible

Gtres

Joan RocaGtres

Jordi, Joan y Josep Roca desconocen cuándo tendrán la oportunidad de volver a encender los fogones, sin embargo, ya tienen en mente un plan para pasar a la acción en cuanto el Gobierno levante el toque de queda a los restaurantes. Así, los Roca preparan la reconversión de Mas Marroch, el espacio en el que habitualmente celebran todo tipo de eventos. Allí pretenden crear un restaurante de cocina tradicional, de temporada, que abrirá de primavera a otoño y que tendrá un ticket medio mucho más accesible. "Seguirá siendo Mas Marroch, y cuando pueda haber eventos también se celebrarán", explica Joan que pretende que el nuevo espacio sea un restaurante de tipo medio, a caballo entre Can Roca y El Celler, y con el que pretenden volver a reincorporar a su plantilla de trabajadores lo antes posible.
Además de controlar el aforo y de extremar las medidas de higiene y seguridad, en la  nueva carta de Mas Marroch servirán algunos de los platos clásicos de El Celler, como el carpaccio de pies de cerdo, el parmentier de bogavante con trompetas o el timbal de manzana y foie gras con aceite de vainilla. Creaciones que ya está repasando el jefe de cocina del espacio de eventos, Raul Sillero, quien, como no podía ser de otro modo, también estará al frente de este nuevo proyecto en el que el precio medio del menú oscilará de entre los 40 y 50 euros por comensal. Sin duda, toda una oportunidad para aquellos que hasta ahora no habían podido disfrutar de la magia que consiguen crear los Roca en cada una de sus elaboraciones.
tracking