Revista Mía

Cómo ahorrar dinero en el supermercado si estás tratando de comer sano

Elegir productos saludables sin gastarte demasiado dinero es fácil si sigues estos consejos.

Autor: Mia
¿Alguna vez, estando de compras en el supermercado, has terminado pagando demasiado en la factura cuando has intentado elegir productos más saludables? Algunos estudios sugieren que una dieta sana y variada, rica en frutas y en verduras frescas, pescado o carnes de calidad cuesta más que una dieta menos saludable, repleta de productos refinados, comidas preparadas o de carnes procesadas. Entonces, ¿eso significa que tienes que gastar más dinero sí o sí o resignarte a comer una dieta menos nutritiva y saludable si quieres ahorrar? ¡Absolutamente no! Aquí van algunos trucos para ahorrar en el supermercado si tratas de comer sano.
Alterna supermercados: Aunque es mucho más fácil y cómodo comprar todos los alimentos en la misma tienda, estar abierto a comprar diferentes artículos en diferentes lugares puede generar grandes ahorros. A menudo, puedes obtener lo que necesitas más barato simplemente cambiando de tienda. Alterna grandes superficies con mercados pequeños, tiendas y comercios locales...
Busca la marca blanca: Aunque puede parecer que ceñirse a marcas conocidas da más confianza para comer de forma más saludable, no siempre es así. La marca blanca -la propia de cada supermercado-, a menudo la fabrica el mismo fabricante que la marca de la competencia, pero a un precio más bajo. Así que puedes fiarte de ella por ejemplo, para comprar alimentos básicos como arroz o lácteos.
Si quieres pescado, congelado: Agregar pescado a tu dieta al menos dos veces por semana puede ser una excelente manera de aumentar la ingesta de ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón, según la Asociación Estadounidense del Corazón. Pero el pescado fresco puede ser caro, en comparación, por ejemplo, con la carne. El pescado congelado será tu alternativa: su precio suele más bajo. Esto se debe al aumento de su vida útil y no tiene nada que ver con la calidad nutricional.
iStock

pescado congeladoiStock

Compra a granel: Puede ser buena idea comprar a granel algunos productos como cereales, arroz, frijoles y frutos secos, así como una variedad de condimentos y especias. Suelen ser más baratos y además eres tú la que eliges la cantidad que necesitas.
Elige bien los alimentos: Ahorre dinero eligiendo alimentos que tengan un tiempo de cocción más largo. Los alimentos precocinados como la fruta precortada o el arroz o los fideos instantáneos suelen costar más dinero que los alimentos que requieren más trabajo de preparación, como la fruta entera o el arroz a granel.
tracking