Revista Mía
610bd75f5bafe86cb9cbec9d

Freidora tradicional vs freidora de aire: ventajas e inconvenientes

Si te estás preguntando cómo es y en qué consiste el electrodoméstico de moda, estás en la pieza adecuada.

Es verano y deberíamos estar hablando de playas, marcas de cerveza, cómo hacer la paella del domingo o sitios en plena naturaleza para darnos un respiro en familia. Y sí, se hace, pero en las conversaciones habituales de esta época del año se ha colado una sorpresa: la freidora de aire. ¿Sabes cómo es el electrodoméstico de moda?
Ya hace más de una década que se presentó en una feria de Berlín -lo hizo Phillips para ser exactos- el primer modelo de este aparato electrónico que se ha posicionado como la alternativa saludable a la freidora tradicional. Pero, ¿en qué se parecen y en qué se diferencian ambas?

Freidora tradicional

En los hogares españoles, especialmente si hay niños, se suele abusar todavía bastante de la fritura. Una freidora es esencial para muchas familias, que en ellas cocinan croquetas, nuggets, patatas fritas, empanadillas, varitas de merluza o, en el mejor de los casos, boquerones.
En general, es un aparato de cocina que no ayuda a comer de forma saludable ni por la manera en la que se cocina la materia prima ni por los ingredientes que solemos cocinar con ella. Pero, al mismo tiempo, hay que reconocer que es un gran recurso porque, por encima de todo, ahorra tiempo, que es oro cuando hay prisa y niños en la ecuación.
Poco a poco, la sociedad empieza a ser consciente de que no solo importa lo que comemos para estar más sanos, sino también cómo lo cocinamos. Por eso, la industria del electrodoméstico ha invertido a lo largo de los últimos años en potenciar su nuevo “juguete”, la freidora de aire, que ha penetrado como un torbellino en un mercado en el que poco a poco se va asentando.
Es muy probable que te hayas enterado de su existencia recientemente, así que te vamos cuatro pinceladas clave acerca de lo que son y lo que pueden darte para que sepas de qué estamos hablando.
Se le ha bautizado como freidora de aire por su funcionamiento, que ahora te explicaremos, pero no te dejes engañar: algo de aceite utiliza.
En concreto, la freidora de aire aprovecha un sistema de aire muy caliente en circulación movido por la electricidad y un ventilador que permite cocinar los alimentos sin sumergirlos completamente en aceite como hace la freidora tradicional. Pero para que el resultado no se parezca más al del horno que al de la freidora, las de aire utilizan también una cantidad limitada de aceite, que es la que da a los ingredientes ese recuerdo a la fritura clásica.
Por lo tanto, no es descabellado posicionar a la freidora de aire en un espacio intermedio entre el horno, en una versión mucho más pequeña, y la freidora tradicional. Con respecto a esta última, la gran ventaja de la freidora de aire es que se reduce mucho el consumo en grasa y, por lo tanto, es mucho más saludable el resultado final del cocinado. En cambio, no podemos garantizar que este sea igual que el los ingredientes fritos a la manera tradicional.
En definitiva, sí es interesante si queréis mejorar vuestros hábitos alimentarios sin renunciar completamente a la freidora pero no podéis esperar que os dé un resultado exactamente igual. Sí podéis cocinar los mismos ingredientes -y dependiendo del modelo, también podréis dar un golpe de calor a alimentos ya cocinados, cosa que no puede hacer una freidora tradicional- pero no os sabrán de la misma forma.
Es lo mismo que cuando hacéis albóndigas o empanadillas en el horno. Puede que incluso os gusten más así, pero al estar cocinadas de manera distinta hay matices que diferencian claramente una elaboración de otra en función de cómo las hayas cocinado.
Una vez tengáis claro este punto de partida, si decidís comprar una freidora de aire, debéis saber que podéis encontraros distintos tipos en el mercado en función de variables como el diseño, la potencia o el tamaño. En el precio final influyen sobre todo estos dos últimos factores, pero también debéis valorar vuestras preferencias a la hora del cocinado porque las hay de cajón frontal con cesto, abertura superior e incluso tipo horno multifunción.
Ahora que ya sabes qué son y cómo funcionan las freidoras de aire, te corresponde a ti decidir si te merece la pena tener una en casa en función de tus preferencias y necesidades.
tracking