Revista Mía

Trucos para ordenar tus armarios

Que tus armarios estén ordenados es fácil. Te damos algunos trucos para conseguirlo.

Etiquetas:

Que tus armarios estén ordenados es fácil. Te damos algunos trucos para conseguirlo:

Limpieza general

Si has vaciado los armarios de tu casa y los has limpiado a fondo, no cuelgues nada ni lo cierres hasta que esté bien seco y aireado. De lo contrario, acumulará moho y mal olor.

De estreno

Cuando estrenes armario, ya sea de madera o de obra, puedes evitar ese fuerte y característico olor a nuevo colocando en su interior unos vasos de leche bien caliente. Cierra bien las puertas y, cuando la leche se haya enfriado, abre de nuevo. Comprobarás que el olor ha desaparecido por completo.

Con buen olor

Para que la ropa de tus armarios desprenda un agradable aroma, pon en los cajones mandarinas en las que hayas pinchado unos clavos de especia. Acuérdate de cambiarlas a menudo porque se pudren.

Para moverlos

Cando se trata de cómodas o armarios no empotrados, el hecho de retirarlos para realizar una limpieza o para pintar es a veces demasiado pesado. La mejor forma de evitarlo es echar polvos de talco en la parte del suelo hacia la que vayamos a mover el mueble. El primer esfuerzo será el mismo, pero luego no nos costará prácticamente nada desplazarlo.

En la cocina

Si los armarios de la cocina son de madera, pasa una bayeta empapada en agua con amoníaco. Si son de formica, un algodón impregnado en una mezcla de amoníaco y alcohol. Deja secar con las puertas abiertas.

Puertas correderas

Cuando la habitación es pequeña, una buena solución para ganar espacio es poner puertas correderas en los armarios. Pero ten en cuenta que la madera debe ser ligera para que se puedan desplazar fácilmente y que tienes que limpiar las guías con mucha frecuencia para evitar las obstrucciones. El único inconveniente es que sólo podemos acceder a una parte del armario cada vez.

Medidas ideales

Para que el armario sea cómodo y a la vez útil, debe tener un fondo de unos 60 centímetros, más o menos. El maletero tiene que ser de una altura de unos 45 centímetros y la parte para colgar abrigos y vestidos largos debe medir, al menos, 1,5 m de alto.

De tres cuerpos

El armario ropero ideal estaría formado por tres cuerpos: dos de ellos, con una puerta doble, destinados a la ropa de temporada, y el tercero para los abrigos, cazadoras y gabardinas, protegidos por fundas (si estamos en época de verano), o para los vestidos más largos de la temporada estival (si estamos en invierno).

Evitar la humedad

Para eliminar la humedad de los armarios, coloca unos cuantos trozos de tiza dentro de ellos o pon unas bolsitas con granos de arroz. Es infalible.

Luz interior

Es muy útil colocar uno o dos focos en el techo de tus armarios empotrados. Si la habitación no tiene mucha luz natural, será más fácil localizar las prendas.

Para libros

Si quieres darle otra utilidad a tu armario, quita las puertas y coloca baldas; así lo convertirás en una curiosa librería. Si prefieres, deja la parte inferior destinada a cajones, instala medias puertas y pon las estanterías para libros sólo en la parte superior.
tracking