Revista Mía
617aa1885cafe8eac55bdfb1

Roban 45 botellas de la bodega del restaurante Atrio de Cáceres

Entre las botellas sustraídas se encuentra la más preciada de la colección, un vino Chateau d'Yquem de la añada de 1806.

El pasado martes fueron robadas 45 botellas de vino de la bodega del restaurante Atrio, uno de los mejores de nuestro país, galardonado con dos estrellas Michelín y tres soles Repsol.
La bodega de Atrio es una de las más reconocidas que existe no solo en nuestro país, sino también a nivel internacional. No en vano, su carta de vinos cuenta con 300 páginas y su bodega cobija 37.000 botellas de más de 21 países diferentes, algunas de ellas de un enorme valor económico y también sentimental. “Lo peor de todo es que no nos han robado dinero, ni siquiera objetos, nos han arrancado parte de nuestra historia, de nuestro corazón”, explica José Polo, copropietario de Atrio junto a Toño Ramírez, chef del restaurante -y del hotel boutique del mismo nombre-, en una carta enviada a los medios de comunicación.
En la misma carta, Polo dice que “Eran 45 botellas muy especiales compradas desde hace décadas con mucho esfuerzo y cariño, y con los enfados de Toño, quien me reprendía cuando se enteraba de mi locura de querer hacer en Cáceres, ciudad que amamos profundamente, una de las mejores bodegas del mundo”.

La botella más especial

Dentro de las 45 botellas robadas se encuentra “la botella”, en palabras del propio José Polo. Se trata de un vino de la colección de Chateau d'Yquem de la añada de 1806 que según cuenta el diario Cinco Días es una de las 45 que han sido robadas de la bodega que tienen en su restaurante Toño Pérez y José Polo, responsables de haber ido dando forma, poco a poco, a su envidiable colección de vinos.
La botella en cuestión, explica Cinco Días, la adquirieron en una subasta en Londres por 12.000 euros y ya estuvo a punto de perderse después de que se rompiera el cristal del cuello. Un viaje a la bodega francesa pudo salvar un vino que ahora ha sido robado junto a otras 44 piezas de la bodega de Atrio.
José Polo cuenta así la historia de esta botella y lo que supone su robo: “La que más duele es la pérdida del Chateau d'Yquem de 1806, que ya estuvo a punto de morir hace dos décadas y que salvamos finalmente con una de las historias más bellas del mundo del vino jamás contadas. Esa botella era parte de mi historia personal, casi parte de mí, de la historia de Atrio, pero también de Cáceres, de sus ciudadanos, de todos los amantes del mundo del vino; ella es la botella, imposible de sustituir por lo que de esfuerzo, sacrificio y amor a una profesión y al vino ha conllevado. 215 años de historia de España, de guerras, de tiempos de paz y de la construcción de una Europa unida”.
La Policía Nacional ha confirmado a su vez que el robo de la bodega de Atrio se produjo en la noche del 26 al 27 de octubre y que la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Cáceres está al frente de una investigación que permanece abierta.
tracking