Revista Mía

Sorpresa en MasterChef 10: dos concursantes abandonan sus cocinas en la cuarta gala

Después de una gala que acabó en indulto y sin expulsados, el jurado ha eliminado a dos concursantes de una tacada.

Por segunda semana consecutiva, la gala de MasterChef 10 ha deparado una sorpresa para sus fans, acostumbrados a una dinámica muy concreta desde hace años. Después de una tercera gala que concluyó sin expulsados por el indulto a Yannick y Claudia, en la cuarta entrega de la presente edición han sido expulsados dos concursantes de una tacada: Iván y Vero.
El primero ha abandonado las cocinas tras la primera prueba de la noche. El reto era recrear un plato con diez ingredientes especiales y específicos que acompañarán al principal. Iván no ha estado a la altura de lo que demandan los jueces del talent show y por ese motivo ha sido el primer elegido de la gala para dejar su delantal.
El jurado, compuesto por Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samanta Vallejo-Nágera, ha catalogado la receta del expulsado como “terrorífico". “No se puede hacer peor", han dicho sobre la labor de Ivan antes de decretar su eliminación.

Fracaso con el Yorkshire pudding

Después de una prueba de exteriores que ha contado con la visita de Joan Manuel Serrat y en el que el objetivo ha sido cocinar un menú para voluntarios de Médicos Sin Fronteras, siete concursantes se han enfrentado a la prueba final con el riesgo de expulsión que está conlleva.
Paula, Eva, Teresa, Vanesa, Julia, María y Verónica, han sido las concursantes que han peleado con un delantal negro por seguir una semana más en MasterChef 10. Curiosamente, Vero, que ha estado al límite de la eliminación junto a Paula después de ser las dos peores concursantes ante el reto con la harina como ingrediente protagonista, había preferido presentarse a la misma pese a disponer del pin de la inmunidad.
Finalmente, la expulsada ha sido Paula, incapaz de entender lo que exigía la prueba final, donde debían cocinar un plato de ternera (‘beef’) en el que el ‘yorkshire pudding’ fuera el protagonista principal. Para quien no lo conozca, se trata de una especie de “pan” o bollo típico de la cocina británica que se hace con una masa líquida que lleva harina, huevos, agua o leche, y que que se hornea en un molde con una forma concreta para que “suba” mucho mientras se hace.
La cuarta expulsada de MasterChef 10 no ha tenido más remedio que reconocer su desacierto. “Está claro que no he entendido la prueba, no he entendido ni el idioma. El 'beef' se ha convertido en cerdo", ha indicado con sinceridad Paula, está hija de cocinera nacida en Madrid hace 23 años que se desempeña profesionalmente como auxiliar de enfermería.
tracking