Revista Mía
57e50654eeae939809dfd44b

Los otros usos de una compresa

Y no tienen que ver con lo obvio…

Autor: Alba García Amaya
Muchas veces tenemos objetos cotidianos en nuestro poder e ignoramos que pueden ayudar a solucionar otros problemas más allá de los obvios. Las compresas higiénicas son uno de estos productos y es que, además de ser utilizadas por millones de mujeres durante la menstruación, tienen otras utilidades que seguro ni te imaginabas.
Conocidas por su gran poder de absorción, las compresas tienen también cualidades desodorantes. Por eso, son muy útiles si te quedas sin desodorante en casa y tienes una cita en la que el mal olor no tiene cabida. Recórtala en trozos pequeños, dale la vuelta a tu camiseta y pégala de tal forma que la parte de algodón esté en contacto directo con la axila.
Un poco más abajo encontramos otro de sus usos más destacables, en los pies. Si tienes que estrenar unos zapatos nuevos y ya te imaginas que los pies te van a doler, y mucho, corta una compresa como si fuera una plantilla y pégala en las zonas donde creas que van a estar las rozaduras. Se trata de una especie de súper tirita con la que estarás de lo más cómoda.
Aunque es poco probable, si alguna vez te pierdes en una zona boscosa en donde haya un rio o un lago debes de saber que la compresa puede filtrar el agua. Antes de beberla pásala por ella y sus innumerables capas harán que puedas beber sin problema de que te siente mal.
Por último, te explicamos porqué debes de meter una compresa en tu botiquín. Si te cortas y tienez un sangrado más o menos abundante utilízala para detener la hemorragia y mantener la herida libre de posibles infecciones hasta que acudas aun centro médico.
¿Conoces algún otro uso para una compresa? ¡Cuéntanoslo!
tracking