Revista Mía

Dónde tomar las mejores tortillas de patata de Madrid

Los rincones más o menos conocidos donde disfrutar de un pincho de altura.

España, de punta a punta, está llena de excelentes tortillas de patata, pero sentimos especial debilidad por las que se preparan en el norte y también en en el centro peninsular. En Madrid, por apuntar a un lugar concreto que al final pilla a una distancia prudencial a todo el mundo y es lugar de paso habitual por motivos obvios, hay elaboraciones fantásticas para disfrutar de nuestro plato más mediático.
Nos gustan los líos, y de este es difícil escapar porque de otra cosa no, pero de tortilla de patata opinamos todos, y encima suele perdernos la pasión porque la sentimos tan nuestra que defendemos a capa y espada aquella versión que se ajuste más a nuestro gusto particular.
Matices distintos para cocinar tortilla de patata hay muchos, aunque el eterno debate que divide a las masas es el duelo entre los “sincebollistas” y los “concebollistas”. Nosotros no vamos a echar más leña a este fuego no sea que vayamos a salir ardiendo; además, nos consideramos un poco chaqueteros en esta cuestión porque nos gustan tanto de un lado como del otro. Nos fijamos más en el resultado global que en el hecho de que lleve o no la cebolla -o cualquier otro ingrediente- acompañando a la patata.
En lo que sí somos un poco más intransigentes es en el punto: aceptamos pulpo como animal de compañía entre los que las prefieren muy poco hecha, tipo Betanzos, y los que gustan del huevo cuajadito, pero todo lo que sea bloque de cemento queda fuera de concurso. Lo sentimos si te gustan así, pero esta vez ponemos nosotros las normas del “concurso”.
De hecho, nos va a costar algún cabreo el listado que hemos elaborado porque somos conscientes de que se quedan fuera pesos pesados. No podemos incluirlas todas; es más, algunas reconocemos no haberlas probado a pesar de que tenemos referencias de sobra para saber que merecerían también ser parte de esta selección. Que nos perdonen sus creadores y también aquellas personas que las hayan catado y se sientan un pelín enfadadas al ver que no están. Al final, ante la imposibilidad para hacer un último filtro, nos hemos quedado con diez establecimientos que la hacen de nota, de modo que te da para hacer una cata en condiciones y bastante prolongada en el tiempo.
tracking