Revista Mía

10 mascarillas que puedes preparar con alimentos de tu cocina

Prepara unas mascarillas faciales caseras (y muy económicas) con estos ingredientes de tu cocina que mejorarán tu piel.

Es uno de nuestros pasos en la rutina de belleza favoritos. Un momento de relax y de mimos a una misma, en los que podemos cuidar nuestra piel a conciencia. Y es que aplicarse mascarillas faciales, además de relajante, es un acto muy beneficioso para tratar las necesidades del rostro en profundidad. 
Como los serums y los sueros, las mascarillas contienen una gran concentración de principios activos, y como se dejan actuar sobre la cara más tiempo que otros cosméticos (una media de unos 10 - 15 minutos) son muy efectivas y potentes. Por ello, aplicarse una buena mascarilla al menos una vez a la semana es una forma eficaz de cuidar la piel y poner fin a problemas específicos: tirantez, deshidratación o sequedad, exceso de grasa o sebo, tono apagado y sin luz, arruguitas y líneas de expresión marcadas, puntos negros marcados, granitos e imperfecciones, rojeces, el conocido como maskné, flacidez…
En el amplio mundo de la cosmética podemos encontrar muchas mascarillas faciales para todos los gustos y para todas las necesidades que cada tipo de piel pueda tener en distintos momentos. Pero… ¿sabías que también puedes hacer tus propias mascarillas en casa, con ingredientes comunes de tu cocina? Sí sí, como lo oyes… ¡Y son igual de efectivas! Muchos alimentos sanos como las frutas (las fresas, los limones, las naranjas..) y las verduras, la miel, los copos de avena, el yogur o el huevo pueden servirte para crear mascarillas ecónomicas y caseras para la cara llenas de nutrientes y antioxidantes beneficiosos para la piel. De hecho, estos son algunos de los ingredientes más comunes que forman parte de las fórmulas las mascarillas faciales que compramos en las tiendas…
Así que si quieres preparar tus propias mascarillas en casa (y ahorrar, de paso, un poco de dinero), no te pierdas estas ideas de combinaciones de alimentos que podrás mezclar en casa de una forma muy fácil para mimar tu piel. ¡Toma nota! Y recuerda, aplícate las mascarillas siempre sobre el rostro limpio y seco, después de haber eliminado cualquier posible resto de suciedad y maquillaje. ¡Y tampoco abuses de las mascarilla
tracking