Revista Mía

Restaurantes españoles que han conseguido una Estrella Michelín en 2021

4 restaurantes españoles se suman al club de las dos estrellas y un total de 27 establecimientos reciben su primera distinción por parte de la prestigiosa guía.

La Guía Michelín se ha convertido en uno de los reclamos turísticos y de ocio más eficaz del planeta. Muchos son los críticos gastronómicos que, valga la redundancia, critican sus decisiones, pero son millones las personas que la utilizan como primera y más importante fuente de referencia en lo que respecta al buen comer. Por eso su gala anual ibérica es tan mediática.
Celebrada este año en Valencia, la guía ha entregado un total de 32 estrellas nuevas a los restaurantes españoles en su gala de España & Portugal celebrada en El auditorio Palau de les Arts Reina Sofía de la capital del Turia. Teniendo en cuenta que son más de una veintena las estrellas que se han suprimido por unos motivos o por otros, no ha sido una cosecha especialmente fructífera esta temporada para la restauración española. Pese a ello, hay 4 nuevos “biestrellados”, sumando un total de 37 nuestro país, y 27 nuevos restaurantes con una estrella Michelin, distinción que ya lucen 184 establecimientos ubicados por todo el territorio nacional. Once de ellos, los mismos que fueron reconocidos en 2020, poseen tres estrellas.
Las sorpresas, como es habitual, se han combinado con estrellas que eran muy esperadas por la crítica especializada. De todas las entregadas, la doble que se ha llevado Smoked Room, el nuevo proyecto del grupo Dani García en Madrid, abierto hace solo 6 meses, son las que más han dado qué hablar porque el restaurante ha pasado directamente al club de los dos Estrellas sin pasar por el de aquellos locales que tienen una en tan solo medio año de vida.
Más allá del ruido generado por esta decisión de los inspectores de la guía, que antaño, dicen los que la siguen desde hace tiempo, siempre valoraban la trayectoria del restaurante, hay muy buenas noticias para la gastronomía española. Es el caso de la primera estrella para Lera, el templo gastronómico de la caza en España, donde además no puedes perderte los guisos, y la segunda para Iván Cerdeño, cocinero del restaurante que lleva su nombre y que está ubicado en Toledo.
La liA continuación, repasamos los nombres de los diez restaurantes más destacados de esta lista en la que llama mucho la atención la diversidad geográfica, la aparición de una generación joven muy talentosa de cocineros y también la presencia de la España rural en la lista porque no solo las ciudades grandes están representadas en ella.

Smoked room

Rompedora apuesta en torno al humo del grupo Dani García (liderada por el joven chef Massimiliano Delle Vedov) en pleno paseo de la Castellana con la que  ha puesto patas arriba la gastronomía madrileña en particular y española en general. No en vano, es la primera vez en más de 8 décadas que la Guía Michelín entrega dos estrellas a un restaurante que no tenía ninguna antes. Y esto en tan solo seis meses de vida, puesto que abrió en junio sus puertas.

Voro

El restaurante del cocinero Álvaro Salazar situado en Canyamel, en la isla de Mallorca, destaca por la sofisticación y la sutileza llevada a un plato. “Alcanza nuevas cotas de finura y refinamiento y, gracias a un sutil juego de texturas y matices, ofrecen una reinterpretación de recetas mediterráneas y mallorquinas atemporales”, destaca de él la Guía Michelín.

Amelia by Paulo Airaudo

El restaurante ubicado en primera linea de la playa de La Concha, en los bajos del hotel Villa Favorita, es el espacio donde el cocinero argentino Paulo Airaudo ofrece su visión personal y arriesgada, pero siempre equilibrada, de la alta cocina. Puro hedonismo con influencias argentinas, italianas, japonesas y también de la tierra en un local donde se puede disfrutar de su menú en una barra de estilo japonés frente a la cocina abierta. Un nuevo restaurante “biestrellado” que no se parece en nada a lo que tiene alrededor en Donosti.

Restaurante Iván Cerdeño

Este es uno de esos restaurantes donde se juntan todos los placeres en uno: comida, servicio, bodega y también ubicación, con unas vistas mágicas del Tajo. Un restaurante y un cocinero en plena forma que ya suman dos estrellas Michelín.

Lera

En Castroverde de Campos, provincia de Zamora, se encuentra el restaurante favorito de los amantes de los productos de caza. Liderado por el cocinero Luis Alberto Lera, la suya es una estrella Michelín indiscutible.

Nintai

Tras abrir sus puertas en marzo, la apuesta del cocinero Marcos Granda en Marbella por el concepto japonés omakase, una cocina de improvisación delante de los comensales, ha sido recompensada con su primera estrella Michelín. El concepto, en España, resulta rompedor también por el aforo del local, que solo dispone una barra para doce comensales.

Casona del judío

9 años después de entrar en este restaurante de Santander como cocinero y socio, el chef Serio Bastard ha logrado la ansiada estrella Michelín que la Casona del judío suma a sus dos soles Repsol.

Cañabota

Esta versión contemporánea de la marisquería tradicional está ubicada en el barrio sevillano de la Encarnación y es un restaurante que también estaba entre los favoritos para conseguir una estrella ganada a pulso por la calidad del producto y su sobresaliente cocina, con protagonismo para la parrilla. Juanlu Fernández, jefe de sala del restaurante, es también el dueño junto a sus socios de la familia Guardiola.

Fierro

El nombre del restaurante valenciano liderado por los cocineros argentinos Carito Lourenço y Germán Carrizo estaba en muchas quinielas para llevarse su primera estrella y así ha sido. Es un nuevo local de visita obligada en la ciudad de Valencia, donde también tienen un bar de picoteo, Doña Petrona.

Quimbaya

Cerramos con la que a sido una de las grandes sorpresas de esta edición de la gala Guía Michelín, el restaurante madrileño del chef Edwin Rodríguez, que según la guía, “juega la carta del exotismo invitando a sus comensales a viajar a Colombia con una cocina intensa, colorista y muy bien ejecutada”.

Durante años me dediqué a la comunicación deportiva, pero me di cuenta a tiempo de que en mi otra gran pasión, la gastronomía, no era tan alto el riesgo de sufrir esguinces de tobillo. Ser "entrenador personal" del paladar es mucho más placentero. Yo me lo guiso, yo me lo como, y de paso lo comparto, porque las comidas inolvidables son las que se disfrutan en buena compañía.

tracking