Revista Mía

¡Lista Para Viajar!

¿Sales de vacaciones ya? Pues prepárate bien para esta 'operación salida de agosto' también en lo que a tu belleza se refiere. Cualquier desplazamiento, implique o no cambio de horario, supone una grave...

¿Sales de vacaciones ya? Pues prepárate bien para esta 'operación salida de agosto' también en lo que a tu belleza se refiere. Cualquier desplazamiento, implique o no cambio de horario, supone una grave afrenta para la piel... La mjeor solución es que te hagas un buen neceser-botiquín que te acompañe en tu viaje. Necesitarás uno diferente según el medio de transporte que elijas. ¿Tren, avión, barco...?
POR MAR. Superprotegida del sol.
Salvo que suframos de mareos o episodios de claustrofobia, el barco no suele afectar a nuestros niveles de estrés. El principal problema que surge después de varios días de crucero es el de las secuelas que los rayos solares han dejado, tanto en la piel como en el cabello. La estrategia de defensa es sencilla. Basta con recurrir a los más altos índices de protección. Como explica la doctora Paloma Borregón -dermatóloga de la Clínica Universidad de Navarra de Madrid-, “debemos tomar medidas para prevenir el envejecimiento cutáneo y el cáncer de piel, sobre todo porque estaremos muy expuestas al sol”.
Medidas obligadas: “Debemos evitar la exposición solar en las horas centrales del día y aplicar protección solar muy alta (FPS 50+) ya en el camarote, 20 minutos antes de salir, y volver a hacerlo cada 2 horas y después del baño. Hay que tener cuidado con los días nublados o frescos, porque también podemos quemarnos, así que no hay que confiarse. Para evitar la deshidratación tenemos que beber agua con frecuencia. Tras exponerse al sol, es útil aplicarse agua termal o after sun para refrescar. El broche de oro, después de un día en el barco, sería una ducha seguida de una hidratación intensiva”, resume la doctora Borregón.
Pre & post: además de las sandalias y el sombrero de playa, tus complementos favoritos han de ser: After Sun efecto hielo
(24,70 €), BABARIA;  Protector solar Sensitive Advanced SPF 50+   (14 €), garnier DELIAL.
Tu neceser a bordo:
-Cuchilla Venus Breeze (9,95 €), Gillette.
-Suero Sun Concentrate (15,60 €), Wella.
-Labial Cube Gloss (9,90 €), Max Factor.
-Protector Protege & Broncea 50+ (10,49 €), Nivea.
-Desodorante Antitranspirante roll-on (7 €), Eucerin.
-Eau de Toilette Light Blue (68 €), Dolce & Gabanna.
-Cápsulas Expert Keratine (24,95 €), Forté Pharma.
-Miniplancha Viaje (19,90€), Babyliss.
POR AIRE. Bien hidratada a 7.000 pies.
La cabina del avión es una de las atmósferas más hostiles a las que puede enfrentarse tu piel. No faltan estudios exhaustivos sobre sus efectos. ¿Los resultados? Demoledores. Ocho horas metida en un avión exigen a nuestra piel una proeza similar a la de atravesar un desierto. Sólo en tres horas de vuelo, la hidratación dérmica disminuye en un 20 %.
Plan de vuelo: no perder la belleza. Si viajas en avión, la piel va a requerir un cuidado especial, en particular si tu vuelo va a ser largo. Los sistemas de climatización van a favorecer la deshidratación de piel y mucosas. La humedad relativa en la cabina también es más baja de lo normal y puede provocar sensación de sequedad en piel, vías respiratorias y córneas. La doctora Carmen Carranza -dermatóloga del Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid- nos da las claves para “sobrevivir” a bordo. “Es fundamental beber agua y zumos durante el viaje y, desde un día antes, no tomar alcohol y café, por su efecto deshidratante. Igualmente, hay que evitar el maquillaje. Es más recomendable viajar con la piel limpia e hidratada con alguna fórmula suave, un contorno de ojos y un bálsamo labial. También puedes recurrir a vaporizadores con agua termal durante el vuelo”.
Esquivar el jet lag: intenta recuperar horas de sueño y adaptarte cuanto antes al uso horario de tu destino. Además, ayuda a tu piel con cremas de acción regenerante y cosmética antiobolsas y antiojeras.
Tu bolsa de mano:
-Desmaquillante Toallitas Essencials (2,34 €), Garnier.
-Parches de ojos Progressif Anti-rides (63 €), Carita.
-Tamaño viaje Eau Thermale (9,40 €), La Roche-Posay.
-Lima retráctil (6,90 €), Beter.
-Bálsamo de labios Rêve de Miel (11,50 €), Nuxe.
-Ampollas Rescate 1 minuto (5,49 €), Pantene.
-Roller SOS Viajes (9,95 €), puressentiel.
-Capsulas Aquadrainant (24,50 €), Oenobiol.
-Vaporizador de bolso Infussion D´Iris (76 €), Prada.
POR TIERRA. Descansada sobre ruedas.
¿Coche o tren? Si nos dejáramos llevar por factores psicológicos, habría que elegir el tren, uno de los medios de transporte que menos estresan. Sin largas esperas, sin controles abusivos... Puedes pasear cuando quieras, activar la circulación de las piernas y hasta ‘cambiar de aires’ en el vagón restaurante. Una vez a bordo, el único enemigo con el que se las tiene que ver tu epidermis es  el aire acondicionado -por lo general, excesivamente frío-, que puede hasta dañar los ojos y exigir el uso de colirios o lágrimas artificiales. En coche, por el contrario, el hecho de no poder estirar las piernas puede comprometer tu circulación venosa. Combátelo con geles de efecto frío o acción drenante. Los cristales no te protegen de la radiación UV, sino que duplican sus efectos nocivos.
Lo imprescindible: para la doctora Maite Gutiérrez-Salmerón -dermatóloga del Hospital Universitario de Granada y Vocal de la Academia Española de dicha especialidad-, la primera medida que hay que tomar con la piel durante los viajes es mantenerla hidratada. “Siempre es la base de todos los cuidados cosméticos, y ahora mucho más. Tenemos que emplear una hidratante ligera que permita una buena transpiración de la piel. Y podemos potenciarla vaporizando agua termal sobre el rostro, lo que también nos dará una agradable sensación de frescor”.
Protección ocular: durante tus trayectos por tierra -ya sea en coche o en tren-, no te olvides de protegertE LOS ojos con unas gafas de sol homologadas.
Tu mochila de supervivencia:
-Neceser de viaje (20 €), L´occitane.
-Laca Elnett tamaño viaje (4,99 €), L´Oréal.
-Toallitas refrescantes Agua de Colonia Concentrada (2,70 €, 10 ud.), Álvarez Gómez.
-Energía Eau Dynamissante (21,25 €), Clarins.
-Minilata azul Nivea Creme (1,99 €), Nivea.
-Perfumador Universal Atomizer (9,90 €), Sephora.
-Colirio Colircusi Humectante (4 €), Cusé.
-Con luz, pinzas de depilar (16 €), Sephora.
Por: Marta Cámara.
tracking