Revista Mía
553e55d41422f6ce4d19053c

Sol de Invierno. Protégete También.

Más del 60% de los españoles no es consciente del riesgo de los rayos solares en invierno y el 70% opina que la exposición al sol en invierno es muy baja....

Más del 60% de los españoles no es consciente del riesgo de los rayos solares en invierno y el 70% opina que la exposición al sol en invierno es muy baja. Sin embargo, las actividades cotidianas realizadas al aire libre suponen un 86% más de riesgo, al no usar protección solar. Recuerda: cuando caminamos por la ciudad, montamos en bicicleta, vamos de excursión al campo o realizamos deportes al aire libre, también nos exponemos al sol. ¿Hay que protegerse también en esta época? ¿Es mejor elegir maquillajes con un SPF alto? ¿Cómo podemos mantener un bonito tono dorado todo el año? Aquí tienes las respuestas para empezar la temporada con buena piel.
En los últimos 10 años, el objetivo de las campañas de prevención del cáncer de piel ha sido destacar la importancia de utilizar fotoprotección también en otoño e invierno. Como explica la doctora Lola Bou Camps (dermatóloga de la Academia Española de Dermatología y Venereología), "los especialistas siempre explicamos que el hecho de broncearse es un proceso patológico para nuestra piel; es decir, la adquisición de un color bronceado es un mecanismo de defensa frente a la agresión que significa la acción de los rayos ultravioleta del sol sobre la superficie cutánea". Cuanto más forcemos y utilicemos este 'sistema defensivo', antes cabrá la posibilidad de que se agote y, como consecuencia, de que aparezca lo que llamamos fotoenvejecimiento: arrugas, deshidratación, manchas... Te damos algunos consejos para 'salvar' la piel en la nueva estación.
Combate la deshidratación acentuada por el frío eligiendo una buena crema que tenga componentes humectantes (es decir, que atraigan el agua al interior de la piel), como la glicerina. Disminuye las arrugas superficiales con cosméticos que contengan hidroxiácidos, retinol y/o vitamina C. Usa protección solar: no olvides que recibimos gran cantidad de rayos solares mientras realizamos nuestras actividades cotidianas, por lo que hay que utilizar fotoprotección a diario, con un índice más elevado si practicamos deportes de invierno (sobre todo, esquí). Añade a tu dieta complementos orales con vitaminas antioxidantes de los grupos A, B, C y E; aunque no evitan el envejecimiento, mejoran la apariencia de la piel. Y, si tienes tendencia a la aparición de manchas, además de una protección alta utiliza algún tratamiento con sustancias despigmentantes en rostro y manos.
NO TE JUEGUES LA PIEL
Al practicar deporte, no sólo nos hace daño la radiación solar directa, sino también la reflejada o indirecta. Por ejemplo, en la nieve, se recibe reflejado el 90% de la radiación solar; en la arena de la playa cuando llueve, el 30%, y en el césped húmedo, el 20%. Usar protección con un índice no menor de 30, vestirse con ropa adecuada (gorro, camisetas oscuras y pantalón largo) y realizar la actividad antes de las 10 h o a partir de las 18 h son algunas de las recomendaciones de los especialistas.
PROTECCIÓN INFANTIL
Los niños se exponen al sol en invierno tres veces más que los adultos por sus hábitos de vida (jugar en el parque, en el patio del colegio...). Antes de los 21 años, hemos recibido entre el 50 y el 80% de la radiación solar total de nuestra vida. Además, se sabe que el número de lunares y nevus de una persona depende directamente de la actividad que haya tenido al aire libre desde la infancia. Sin embargo, menos de la mitad de los padres protege a sus hijos del sol. Métele un fotoprotector SPF 30 en la mochila y enséñale a aplicárselo. Si es muy pequeño, habla con la profesora para que sea ella quien se lo ponga antes de que salga a jugar al patio.
SOBREVIVIR AL DÍA A DÍA
La fotoprotección se consigue mediante diferentes estrategias y no sólo con un fotoprotector. Por ejemplo, con las llamadas 'medidas de protección física'.
-Los sombreros: proporcionan una cobertura variable (entre un 20 y un 70%) para la cara, la nariz, la barbilla, la frente y el cuello, según su anchura, su forma y el tejido del que estén confeccionados.
-El maquillaje: uno hidratante aporta un índice de protección de 3 a 4 gracias a su contenido en pigmentos, aunque hay que tener en cuenta que estos disminuyen gradualmente su capacidad aislante a partir de las 4 horas de la aplicación del producto. Se recomienda el uso de maquillajes con un alto SPF (no menos de 15), sobre todo si se pasea mucho por la calle.
-La ropa: es un excelente fotoprotector. Se han realizado numerosos estudios para analizar cuál es el tipo de vestimenta más adecuada en función de la porosidad, el peso, el espesor, el color... Curiosamente, la prenda con mayor índice de protección solar es el vaquero Levi's 501; por el contrario, un tercio de las camisetas de algodón protege menos que una crema de factor 15. El tono de la ropa es fundamental. Los colores oscuros filtran mejor el sol, hasta un 25% más que los colores claros.
DECÁLOGO (SOLAR) DE TEMPORADA:
1. Recuerda que el sol también 'quema' cuando hay nubes. En los días nublados o encapotados debes protegerte igual, puesto que las radiaciones atraviesan en un 90% las nubes.
2. Utiliza fotoprotección acorde con tu tipo de piel y según dónde estés (cuanta más altitud, por ejemplo en zonas de montaña, más protección) y el tiempo de exposición.
3. Llevar ropa oscura, gorro y gafas de sol bloquea casi en un 95% las radiaciones ultravioleta.
4. Aplica el protector siempre 30 minutos antes de salir a la calle, sobre la piel limpia y de manera generosa.
5. No es aconsejable ponerse colonia en las zonas expuestas, porque pueden aparecer manchas.
6. Las zonas delicadas -las orejas, la nariz y los labios- necesitan mayor protección.
7. Hay que se constante. Repite la fotoprotección cada 3-4 horas.
8. La radiación solar aumenta en la nieve, el césped y el agua porque reflejan la luz  y, por tanto, aumentan el efecto de los rayos sobre la piel.
9. Cuando viajes, ten en cuenta que la radiación solar es más intensa cuanto más cerca del Ecuador, puesto que incide perpendicularmente sobre la Tierra.
10. En las actividades deportivas al aire libre (tenis, bici, footing...), el riesgo solar se incrementa en un 53%.
PARA MANTENER EL TONO
-El bronceado artificial. Ponerte morena mediante rayos UVA en cabinas es muy perjudicial para la piel. Piensa que las graves consecuencias de los rayos ultravioleta no se ven a corto plazo, porque no hay rojeces, quemaduras ni daños externos, pero los UVA son los responsables directos del envejecimiento prematuro y provocan la aparición de arrugas, manchas y flacidez. Recuerda que una sesión de 8 o 10 minutos en una cabina de rayos equivale a un día entero de exposición al sol.
-Caña de azúcar. Se trata de la aplicación con espray o pistola de derivados de la caña de azúcar. No representa ningún riesgo para la salud y es un método aceptado por los dermatólogos, e ideal para quienes desean mantener el color moreno durante todo el año.
-Cremas autobronceadoras. Su uso está exento de riesgos, pero para que la aplicación quede bien hay que valorar previamente el estado de la piel, ya que en caso de tener manchas oscuras éstas se verán aumentadas por la acción del autobronceador.
CUIDADOS EXTRA EN LAS MANOS.
Son las grandes maltratadas por el invierno. El frío, los cambios bruscos de temperatura y los rayos solares son sus principales enemigos. Como consecuencia, las manos envejecen antes de tiempo y se vuelven ásperas, resecas; y lo peor, aparecen las manchas, sobre todo a partir de los 35 años. ¿Quieres unas manos jóvenes?
-Protégelas siempre del sol, y no sólo cuando estés en la playa, sino también cuando vayas por la calle o conduciendo (más si vas en moto). Resulta muy práctico llevar en el bolso una crema de manos con protección solar.
-Utiliza guantes en invierno, contra el frío y el sol indirecto.
-Usa un jabón suave para lavártelas, sécalas muy bien y aplica una crema hidratante después.
-Un tratamiento de belleza intensivo a la semana es buena idea. Dáte una capa gruesa de una crema o mascarilla ultranutritiva, ponte unos guantes de algodón y duerme con ellos toda la noche.
Recuerda que…
Siempre que estés practicando un deporte al aire libre (running, bicicleta de montaña, tenis, esquí...), utiliza un fotoprotector con un índice más alto y que sea resistente al agua (waterproof), para contrarrestar la sudoración.
De compras:
-Spray Sport de Protección Anti-Edad Global (30,80 €), Germaine de Capuccini. -Crema Autobronceadora de Rostro (26 €, aprox.), Collistar.
-Fluide Revitalisant Autobronzant (37 €), Skeen+.
-Base compacta con protección 50 Skin Finish Sun Fundation (25 €), Skeindor.
-Mountain Sun Screen Lipstick, protección de rostro y labios (4,90 €), Piz Buin.
-Perfeccionador de la piel Miracle Skin Perfector BB (12,49 €), Garnier.
-Crema reparadora de día Urban White (36 €), Skeindor.
-Tratamiento reparador global Repair Laser Focus (59 €), Clinique.
-Stick solar para zonas sensibles Eight Hour Cream (22,50 €), Elizabeth Arden.
-Labial protección extra Protect+ Plus (3 €), Blistex.
-Bálsamo labial Baume de Rose Multi-Protector SPF 15 (15,44 €), By Terry.
Por: Marián Vilá.
tracking