Revista Mía

Pon a Punto tu Piel. ¿Lista Para el Sol?

Preparar la piel para recibir los primeros rayos de sol y llevarte a casa todos sus beneficios pero ninguno de sus estragos, es posible con un poco de previsión. Es importante que empieces ya tu plan ‘pro...

Preparar la piel para recibir los primeros rayos de sol y llevarte a casa todos sus beneficios pero ninguno de sus estragos, es posible con un poco de previsión. Es importante que empieces ya tu plan ‘pro sol’.
El sol te ayuda a sintetizar la vitamina D (lo que se traduce en evitar problemas de osteoporosis) y eleva los niveles de serotonina, responsable de la sensación de bienestar que te invade cuando estás en la tumbona de la playa, bajo el sol. Pero ¿y la piel? Sí, ella también mejora y se vuelve sana y bella bajo sus rayos, especialmente si existen problemas de acné o de psoriasis. Pero toda ventaja tiene su contrapartida, ya que el 80 % de las arrugas y la 'acidez' se deben al exceso de sol y, por si fuera poco, los efectos de tomar el sol son acumulativos. Su mal uso se manifiesta hasta 15 años después de haber cometido los excesos.
La exfoliación es básica.
Porque tratar la piel sin limpiarla en profundidad es como ducharse con la ropa puesta. Si no eliminas las células muertas y el exceso de grasa de la epidermis, la capacidad de penetración de los productos se ve obstaculizada. Una buena idea es que el primer peeling al principio de temporada (sobre todo el de la cara) lo hagas en un centro especializado. Después, puedes hacerlo tú en casa dos veces por semana, tanto en el rostro como en el cuerpo. Para el primero, y si no tienes la piel sensible, puedes elegir un limpiador enzimático, que trabaja a nivel más profundo. En el cuerpo, hazlo en la ducha con un producto exfoliante: extiéndelo en sentido ascendente desde los tobillos, con un masaje rotatorio.
Luego, tanto en uno como en otro, realiza tu ritual de cuidado. En el cuerpo, una hidratante (ahora mejor intensiva) y, si lo necesitas, un producto reductor a diario (los hay que prometen resultados a los diez días). En la cara, sérum mañana y noche, crema de día (mejor con protección) y crema de noche.
Come bien para broncearte y reforzar las defensas.
De poco sirven los cuidados cosméticos si la salud de tu piel no es óptima, lo que está relacionado con tus hábitos dietéticos.
-Apóyate en la vitamina C, imprescindible para la síntesis de colágeno: en los cítricos, los frutos rojos, el kiwi, el mango, el pimiento, la col...
-Come proteínas, porque la elastina y el colágeno de tu piel son proteínas. Además, ayudan a sintetizar mejor la melanina, el pigmento que te aporta el color moreno. Desde ya, toma dos raciones de alto poder biológico al día: carne, pescado o huevos. Te ayudarán a broncearte.
-Hidrátate por dentro. El agua es imprescindible para que la piel esté protegida ante el sol. Por eso, aumenta la cantidad de líquido que tomas a través de agua, gazpachos, infusiones, zumos...
-Apúntate a los alimentos que dan color: tienen pigmentos que refuerzan el bronceado. Es el caso de las verduras y frutas ricas en betacarotenos o provitamina A, que nutren la piel y son potentes antioxidantes (previenen su envejecimiento). Elige zanahorias (perfectas para ensaladas), melocotones (bien amarillos, de pulpa fuerte y sabor intenso), albaricoques (mejor consumidos con piel, para así ayudar también al intestino), melones (también amarillos), pimientos, calabaza...
Prevenir la oxidación.
Un arma para combatir e incluso revertir el fotoenvejecimiento (arrugas, !lacidez y manchas) es añadir antioxidantes a la fotoprotección. Se trata de un escudo adicional que frena los radicales libres, previene las mutaciones del ADN y el eritema solar y tiene cierto efecto corrector de manchas. Por tanto, usa ahora más que nunca un sérum antes de la crema de tratamiento y, ya en tu lugar de vacaciones.
Celulitis a raya... Piel más lisa.
Esos odiosos hoyuelos que se intalan en la piel sin distinción de peso, zonas o edades son una pesadilla a la hora de ponerse el traje de baño. Y es que la celulitis afecta nada menos que a un 90 % de las mujeres. Muslos, glúteos y vientre son su ‘caldo de cultivo’ preferido, pero zonas como brazos o caderas también suelen presentarla. ¿La buena noticia? Que con constancia la piel de naranja puede mejorar mucho. Los nuevos productos anticelulíticos van directos al problema y facilitan un masaje que activa la microcirculación sanguínea, así que el cuerpo elimina toxinas y grasa de forma más rápida. Además, entre otros activos, incluyen vitamina E para reforzar el sostén de la piel. Aplica desde hoy el producto mañana y noche sobre la piel limpia y extiéndelo con un masaje enérgico. ¡Y no olvides seguir haciéndolo en vacaciones!
Protegida y morena desde dentro.
Los preparadores o precursores solares por vía oral son píldoras con elevadas concentraciones de activos que se asimilan desde el estómago y van al torrente sanguíneo. El problema de las cremas es que no tienen capacidad para penetrar en las capas más profundas de la epidermis; si combinamos ambas cosas, lograremos proteger la piel y broncearnos. Los dermatólogos los recomiendan para que la piel obtenga un extra de protección, de manera especial para problemas cutáneos como dermatitis o hipersensibilidad solar, o para pieles blanquísimas. Incorporan activos antioxidantes que minimizan los daños solares, como los carotenoides y los licopenos (un pigmento que se encuentra en el tomate). Eso sí, empieza a tomarlos hoy mismo, ya que se recomienda comenzar a consumirlos un mes antes de la primera exposición.
Los autobronceadores ya no son lo que eran.
Nada del color zanahoria o del aroma penetrante que dejaban antes. En la actualidad son fáciles de extender, incorporan un montón de activos que, además de aportar color, tratan la piel, y proporcionan un color dorado natural que se logra gracias a la DHA (dihidroxiacetona), una molécula que, al entrar en contacto con la epidermis, provoca una acción química de oxidación que tiñe las células de la capa más super!cial de la piel. El proceso de descamación propio de la epidermis eliminará en dos o tres días esta capa.
El tono logrado puede ir desde un atractivo velo dorado hasta un marrón tostado, por lo que es mejor que pruebes el producto antes de comprarlo. Y no olvides que un autobronceador no resguarda en absoluto la piel de las agresiones solares, por lo que bajo el sol necesitas tus productos con factor de protección (mejor alto para tomar el primer sol). Lo que sí logra es que desde el primer día luzcas una piel luminosa y bronceada, que hará que el biquini te siente mucho mejor.
Mima los ojos y el pelo: sufren mucho bajo el sol.
Cada vez que miramos o gesticulamos mínimamente, el contorno de los ojos se moviliza. Esto, unido a que su piel es muy fina y sensible, hace que sea una de las primeras zonas en sufrir el paso del tiempo. Si a eso le añadimos el fotoenvejecimiento, el desastre está servido. Los rayos ultravioleta están presentes todo el año y si es necesario proteger los ojos incluso en días nublados, imagina ahora. Usa gafas de sol homologadas o lentes fotocromáticas a diario.
Además, no olvides el contorno de ojos mañana y noche, y en la playa o la piscina no está de más que te acompañe una gorra (protegerá también el cabello) y una altísima protección.
El pelo también necesita un plus de cuidados ahora para que no sufra mañana. Tras el lavado, aplica una mascarilla que lo repare, nutra e hidrate en profundidad, para que se exponga al sol sin sequedad añadida, o bien un sérum capilar que alise las cutículas y evite que éstas se enreden entre sí y dañen el pelo: es un producto especialmente eficaz para cabellos encrespados. Otra opción es el tratamiento con láser LLT que fortalece el pelo y evita la caída. Según la dermatóloga Adriana Ribé, “el LLT aumenta la energía de las células, permitiendo una mayor absorción de nutrientes, lo que conlleva una mayor densidad de las células capilares”. Se combina con un concentrado anticaída con nanosferas y, según el caso, un tratamiento en casa. Precio por sesión: 65 €; son necesarias unas 14. Dra. Ribé. Ribé Clinic. Barcelona. Telf.: 934 88 12 07. www. ribeclinic.com.
Productos necesarios para reparar la piel.
-Nutricosmética sensibilidad solar Innéov (26,27 €), L'Oreal.
-Crema hidratante corporal triple acción Smooth Milk (4,99 €/400 ml), Nivea.
-Peeling de rostro 7 Days Scrub Cream (21 €), Clinique.
-Autobronceador Eau Lactée (27 €), Clarins.
-After sun Capital Soleil (15,95 €), Vichy.
-Hydra Adapt, pieles secas a muy secas (6,50 €), Garnier.
-Tratamiento reductor intensivo noche 10 días (49 €), Somatoline Cosmetic.
-Peeling Crema Corporal con naranja (35,90 €), Skeybdor.
Por: Alicia Jiménez.
tracking