Revista Mía

Alternativa al lifting: maquillaje forever young

¿Empiezas a notar que tus rasgos se desdibujan? Resta primaveras con estudiados golpes de brocha.

Etiquetas:

¿Empiezas a notar que tus rasgos se desdibujan? Resta primaveras con estudiados golpes de brocha.
Seguro que a estas alturas ya has oído hablar del sculpting o contouring. Sí, es la opción make up para no cumplir más años.
¿Sus bondades? Te permite construir un look en el que se corrigen las zonas que te acomplejan y se resaltan las que te favorecen (y lo mejor, ¡sin bisturí!).
¿Cómo?, te estarás preguntando.
“Crea un efecto plano con un fondo de maquillaje similar a tu tono natural y corrige las imperfecciones con un corrector claro (aplícalo en el contorno, sien, barbilla y puente de la nariz) y difumina. Después, pon un fondo oscuro en pómulos, mentón y cuello y matiza con una esponja para que no queden cortes. Para unificar y asentar los tres productos, termina con un velo de polvos traslúcidos”, precisa Antonio Serrano, maquillador de Shiseido.

A tener en cuenta

Completa el lienzo. Cuando el rostro necesite luz, da un toque con iluminador en el lagrimal y sublima los pómulos con un brochazo de blush.
Si usas gafas y quieres evitar el efecto lupa (se puede ver resaltado al esculpir los rasgos): “Pon una sombra nude a modo de base en todo el párpado y trabaja el pliegue con un tono marrón.
Busca bases blur. El lifting también se logra de una sola pasada. ¿Cómo? Acude a un primer alisador. Basta aplicarlo después de la hidratante y consigue engañar al ojo. El defecto sigue ahí, no corrige, pero no lo detectamos porque las siliconas y reflectores de luz lo camuflan.
tracking