Revista Mía

Vestidos lenceros, también en invierno

Lo llaman slip dress y es lo más parecido a un camisón. Puedes llevarlo con estas claves.

Lo llaman slip dress y es lo más parecido a un camisón o una combinación. Puedes llevarlo con estas claves.
Imaginad un vestido de un tejido suave y satinado, ultrafemenino, con tirantes finísimos y que baja pegado al cuerpo sin oprimir, simplemente marcando curvas (para ello ayuda el corte al biés del tejido). A veces lleva encaje en el escote o en el bajo, a modo de blonda… ¿Crees que estamos describiendo un camisón o a una combinación, de lo lencero que resulta? Pues casi, es de lo más parecido. De hecho, un ojo poco avispado podría confundirlo.
Se trata del “slip dress”, el vestido lencero, en una versión que viene directamente importada de los años noventa, de la época de las súper modelos y qué tan bien lucieron Kate Moss o la malograda Carolyn Bessette.
¿Cómo llevar un camisón por la calle? Es posible. De entrada, su escenario natural parece la noche. En ese caso póntelo sin más con una sandalia de tiras muy finitas y sin accesorios estridentes. Sobran collares, pulseras y adornos porque, pese a su sencillez, el vestido tiene presencia por sí solo. Si no quieres renunciar a ellos, escoge complementos que sean finísimos y minimalistas. Cadenitas finas, pulseras apenas visibles… Para no morir de frío, una cazadora perfecto o una chaqueta de pelo serán tus mejores aliadas.
Pero resulta que el slip dress también se puede adaptar al día. En este caso escoge mejor uno corto o a la rodilla, y ponte encima un jersey de punto confortable y, como contrapunto, unos zapatos planos masculinos o unos botines rockeros. Si eres friolera, prueba el efecto de ponerle algo por debajo, un jersey ultrafino o una camiseta.
Las celebrities lo han recuperado para sus eventos, sobre todo de la mano de Calvin Klein Collection, y de nuevo se han visto sobre la pasarela otoño-invierno 2015. Inspírate en las imágenes de nuestra galería para adaptarlo a tu estilo.
tracking