Revista Mía

Cuida de Ti #8: Carlota Olcina

La actriz catalana amadrina el proyecto 'Homelessfonts.org' de la Fundación Arrels que se presenta al VI Premio Cuida de Ti.

Antes de interpretar a Petra en la serie Seis hermanas, que actualmente emite TVE, y a Teresa en Amar en tiempos revueltos, Carlota Olcina ya había pisado muchos escenarios: Julieta & Romeo, en teatro; Los misterios de Laura, en televisión; o Salvador, en el cine. Carlota, fiel a sus raíces (nació en Sabadell en 1983), ha aceptado ser la madrina de la Fundación Arrels que trabaja por la gente sin hogar de Barcelona.
¿Cómo conociste la Fundación Arrels?
CARLOTA OLCINA: Los conocía de Barcelona. Viví muchos años en el Raval, el barrio en el que tienen los diferentes centros. También por dos amigas: Laia Vila, directora de la residencia Pere Barnés (para personas afectadas por haber vivido en la calle), y la actriz Ivana Miño, una de mis mejores amigas, que está preparando una función de teatro con los usuarios de Arrels. Ivana me dijo que si quería colaborar en la obra justo antes de comprometerme a ser madrina de 'Homelessfonts'. Quise, sobre todo, conocer a las personas, que es lo que más me interesa.
Y así ha sido. ¿Qué has sentido al hablar con ellos?
De pronto se te abre un mundo. Descubres una realidad que está aquí pero de la que tenemos muy poca información.
¿Crees que se conoce poco la situación de los ‘sin techo’?
No tenemos ni idea de lo que realmente es. A mí me sorprendió. Tuve muchos sentimientos encontrados, pero fue maravilloso conocerlos. Muchos ya viven en pisos gracias a Arrels, otros siguen viviendo en la calle pero pueden utilizar los servicios de la fundación (duchas, ropero, comida o camas). Precisamente, el proyecto 'Homelessfonts' ayuda a hacer visible un problema al que no le podemos dar la espalda.
¿Te contaron sus historias personales?
Muchos sí. Uno de ellos me dijo que nunca te imaginas terminar así en la calle y acaba sucediendo por circunstancias.
El proyecto, además de ser original y creativo, dignifica mucho a las personas. ¿Cómo lo explicarías?
Parte de la caligrafía de las personas que viven en la calle, de los mensajes que escriben en un cartón para pedir ayuda. Esas letras se digitalizan y se venden como tipografía a empresas o particulares para obtener dinero y que siga en funcionamiento la cadena de ayuda de Arrels.
Es poner en valor cosas que en principio parece que no lo tienen
Como podría ser una caligrafía, sí... Expresa mucho de las personas. De alguna manera, estos hombres y mujeres ponen su alma en estas letras.
Ahora, cuando ves a alguien en la calle con un cartel, ¿lo miras de otra manera?
Sí, se te mueven cosas por dentro. Para mí se ha hecho más consciente, más visible. Del dolor que provoca esta realidad, puedes llegar a no querer verla porque no sabes muy bien qué hacer, cómo ayudar. Pero esto ha cambiado. Ahora sé que hay una manera de ayudar y es hablar con ellos y decirles “Ahí esta la fundación, allí te pueden brindar confianza y apoyo”. La gente de Arrels hace que estas personas que viven en la calle se sientan acompañadas, que vean que no están solas en el camino. Les ayudan a volver a confiar en la vida, en el ser humano.
¿Por qué tendría que ganar este proyecto?
Principalmente, porque una vivienda digna es un derecho esencial del ser humano, porque se tiene que hacer visible esta realidad y, sobre todo, porque a nadie le gusta estar solo en esta vida. Es muy dura la soledad, muy cruel. Para mí es muy importante porque tenemos una misión en este mundo, que es cuidar y ser cuidados. Vivimos en sociedad y nos tenemos que ayudar.
Si quieres conocer todos los detalles del proyecto 'Homelessfonts' visita nuestro artículo 'Cuida de Ti #8: Fundación Arrels'.
tracking