Revista Mía

Paris Hilton: fama, riqueza y polémica

Descubrimos todo sobre una de las ‘celebs’ inclasificables; nieta de Conrad Hilton (fundador de los Hoteles Hilton).

Es una de las ‘celebs’ inclasificables; nieta de Conrad Hilton (fundador de los Hoteles Hilton). “Soy una actriz, una marca, una mujer de negocios. Soy todo tipo de cosas”, dijo en una entrevista la multimillonaria estadounidense.
¿Qué he hecho yo para merecer esto? ¿Habré dejado de saludar por los pasillos sin darme cuenta? ¿No estiraré tanto la sonrisa, cual alfombra roja, como antes?  Eso se dijo esta servidora cuando vio que tenía, ni más ni menos, que escribir sobre Paris Hilton. ¿Por dónde ataco yo esta pieza? Porque a veces nos dan ganas de salir de caza, sinceramente, armadas de arco y flecha, temerarias amazonas, detrás de estas ‘celebutantes’ que han alcanzado la fama no por trabajo y talento, sino por alcurnia y por engatusar a ese gran hermano que todo lo ve y muestra. ¡Querida Paris, tú y yo aquí, juntas!
Paris Whitney Hilton nació en Nueva York en 1981, hija mayor (su hermana Nicky es casi su clon) de la actriz Kathy Hilton y del empresario Richard Hilton y nieta de Conrad Hilton, fundador de los hoteles (¿no hace falta repetir el apellido, no?) que en 1943 se convirtieron en la primera cadena hotelera del mundo (por eso, que haya pasado su infancia de suite en suite y de mansión en mansión de Manhattan a Beverly Hills no tiene nada de especial).
Amiga íntima, de pequeña, de otras socialites como Kim Kardashian, coincidió también en el colegio con Lady Gaga, pero por poco tiempo, porque Paris era ‘un alma inquieta’ en ese mundo de ‘espuma y diamantes’ -como ha llamado este verano a su fiesta en la discotea Amnesia de Ibiza-, y pasaba de colegio en colegio, expulsión tras expulsión, tanto como de suite en suite (¡ay, traviesilla!). Poco adicta a los libros, aunque ahora confiese “estar encantada” con El poder del ahora, de Eckhart Tolle, y perdida en la rigidez del uniforme, el mundo de la noche salió a su rescate: “Desde muy pequeña me gustaba ir a clubs en Los Ángeles y Las Vegas, tendría 16 años y a los 20 comencé a amadrinar fiestas”, ha dicho. En fin, traducimos: se iba de farra con Nicole Richie y Lindsay Lohan.
Con 19 años comenzó también a trabajar como modelo (firmó un contrato con la agencia de Donald Trump, entre otras, e hizo campañas para marcas como Christian Dior y Tommy Hilfiger), a aparecer en programas de tele, revistas... Fue en 2003, antes de hacer su propia serie, The Simple Life, junto con Nicole Richie, cuando su novio de ese momento, Nick Salomon, filtró un vídeo casero de ambos en Internet, cargadito de sexo. Su repercusión fue tal que se multiplicaron los sitios web dedicados a mostrar sus fotos y a hablar de ella. “Ese vídeo me devastó, porque yo llevaba con esa persona varios años. Creo que nunca más podré confiar en un hombre, es lo más doloroso y horrible que le pueden hacer a una chica. Era muy joven (20 años) y no fue mi culpa”, declaró. Pero el caso es que llegó a editarse un DVD con el contenido, One night in Paris, y Paris Hilton comenzó a ser Paris Hilton y el 'bisness' a llamar al 'bisness'.
Arrestada por conducir ebria, consumir marihuana, encarcelada por saltarse la condicional..., su abuelo perdió la paciencia y ella los cerca de cuarenta millones de euros que iba a heredar. Dueña de su propio imperio hoy, se imagina en un futuro “casada, con dos hijos y una casa”. ¡Oh, Paris, quién lo diría, qué sueño tan pequeño para ti!
tracking