Vídeo de la semana

10 cosas que debes saber sobre... Robin Wright

Acaba de cumplir 50 años con la misma belleza y serenidad que cuando era la ‘princesa prometida’, pero con el carácter de Claire Underwood...

Acaba de cumplir 50 años con la misma belleza y serenidad que cuando era la ‘princesa prometida’, pero con el carácter de Claire Underwood, la fría y estoica Primera Dama a la que interpreta en House of Cards. Y es que ahora, ya convertida en un mito gracias a sus películas y reforzado por la serie, quiere ir más allá: quiere dirigir.

10 cosas que debes saber sobre ella

 

1. Nació el 8 de abril de 1966 en Texas, pero creció en California tras la separación de sus padres (que aún recuerda con dolor). “Mi interés por el arte empezó a los 9 o 10 años, cuando empecé a bailar”, ha confesado. Soñaba con trabajar algún día en Broadway.

 

2. Como en California no podía ensayar tanto el baile, eligió ser modelo (con 15 años ya había ido a Europa y a Japón) y probar con la actuación (sin formarse), porque nunca fue muy buena estudiante (padecía dislexia). De lo que más se arrepiente a día de hoy es de no haber ido a la universidad.

 

3. Su primer trabajo fue en la telenovela Santa Barbara (la llamaron justo un día después de haber tirado la toalla, cuando iba a empezar a trabajar de camarera en un crucero). Allí conoció al que sería su marido durante dos años, Dane Witherspoon.

 

4. En 1987, su primer papel en el cine le dio un lugar de por vida en el olimpo de la cultura pop: fue La princesa prometida. El director la había visto en la serie y le ofreció hacer el casting; en él compitió con otras 500 actrices, entre ellas Meg Ryan y Courteney Cox. Era su primera incursión en el cine y ni siquiera podía actuar porque "estaba demasiado ocupada pensando: 'no la cagues delante de Mandy Patinkin (Iñigo Montoya) y Christopher Guest (el director)'". La verdad, estaba colgada del protagonista, "estaba convencida de que acabaríamos casándonos de verdad".

5. Después de La princesa prometida, no quiso volver a hacer de “chica ingenua”. Aceptó State of Grace, en 1990, y en el rodaje empezó su relación con Sean Penn. A los tres años de estar juntos ya tenían dos hijos. Estuvieron juntos 19 años, con varias y sonadas rupturas de por medio. “Fue devastador. Pero por mantener a la familia unida lo intentas una y otra vez...”, ha explicado.

 

6. Aunque nunca la abandonó, dejó su carrera en un segundo plano -excepto por Forrest Gump, que grabó en 1994- para cuidar de sus hijos (Dylan y Hopper). Se cambió el nombre a Robin Wright Penn y se convirtió en la musa de las primeras películas de su marido: le cedió el protagonismo.

 

7. Ahora, por fin, se ha cansado “de morderse la lengua”. Con los hijos ya mayores, ha renacido en la pantalla con el mejor papel de su vida, en House of Cards. Y ya ni siquiera eso es suficiente: ha dirigido cuatro de los capítulos de la 4ª temporada de la serie. “Si tengo que elegir, me quedo con la dirección”, dice.

 

8. Ha estado saliendo cuatro años con el actor Ben Foster (A dos metros bajo tierra, X-men, la decisión final). Se prometieron, se tatuaron sus iniciales en los dedos... y lo dejaron el año pasado (por segunda vez).

 

9. Según su hija (que está empezando a sonar como modelo) “Robin aporta luz a cada situación”. Es positiva y tranquila: ¿será porque practica la meditación desde los 15 años?

 

10. Feminista (“necesitamos una revolución”) y comprometida, colabora, entre otras causas, con Raise Hope of Congo. “En ese país se viola a una mujer cada 48 minutos -explica-, víctimas de la guerra por el coltán”. Ha creado la tienda Pour les Femmes, para enviar fondos al país.

 

Otras curiosidades

 

1. Su mayor sueño y miedo a la vez: hacer paracaidismo.

2. ¿Su grupo? Led Zeppelin.

3. Su perfume: Chanel nº 5. Una clásica.

4. Un vicio: la zumba. Dice que todas deberíamos probarlo.

5. Se inspiró en el águila calva para el papel de Claire Underwood en House of Cards. "Sobrevuela a su presa y a sus seres queridos con tanta magnificencia y tanto estoicismo, con una fuerza silenciosa..." que cuando la vió, supo que esa tenía que ser Claire.

Continúa leyendo