10 curiosidades sobre Emma Stone

Ya gustaba, pero después de La La Land, es indiscutiblemente la actriz de moda. Tiene a la crítica encandilada por su trabajo 
y al público por su gracia, su desparpajo y la cantidad de ‘memes’ que suscita con sus gestos.

1. Emma Stone es en realidad Emily. De pequeña le gustaban tanto las Spice Girls (es más, ha llorado de emoción por ellas en varios programas) y en concreto, Emma, que ese empezó a ser su mote. Y ese eligió cuando en el Sindicato de Actores le dijeron que ya había una Emily Stone (casi fue Riley, pero no se ‘veía’).

2. Empezó a sufrir ataques de ansiedad a los siete años. Creía que alguien iba a morir o que algo malo iba a pasar: “La primera vez que me pasó, en casa de un amigo, pensé que la casa estaba ardiendo”, recuerda. Ir a terapia y apuntarse a teatro la ayudó.

3. A los 15 años decidió que quería dedicarse a ello, ¡ya! Preparó un Powerpoint titulado “proyecto Hollywood” y con el Hollywood de Madonna de fondo y palomitas de picoteo, se lo presentó a sus padres, dando ejemplos de famosos que habían hecho lo mismo. Le funcionó: su madre y ella se trasladaron a Los Ángeles.

4. Los comienzos fueron duros: no tenía suerte en los casting, participó en un reality musical que no llegó a emitirse y en una serie que se canceló. Por fin, en 2007, actuó en su primera película: Supersalidos.

5. Ha trabajado con Woody Allen dos veces (él dice que Emma Stone “lo tiene todo” y que “todos la adoran”), y con Ryan Gosling, tres. Tienen química en pantalla, se admiran y son muy amigos, pero -aunque en las redes todo el mundo lo quiera- no pasan de ahí: su pareja es Andrew Garfield (su compañero en The Amazing Spiderman).

6. Tiene la voz rasgada y ella lo atribuye a los frecuentes cólicos que sufría de bebé y los nódulos que le producían. Cada vez que tiene que gritar en una escena, se queda sin voz.

7. Como es rubia natural, su primer agente “pensó que solo quería papeles de animadora”. Se tiñó de moreno y en una semana consiguió trabajo. “¡Qué gente más cerrada, tío!, dice que pensó, “¡Un simple color de pelo cambia todo!”. Luego le hicieron teñirse de rojo, y le gustó. 

8.  “La comedia siempre fue lo mío”, confiesa Emma. Su película favorita es Luces de ciudad, de Chaplin, quien es, junto a Diane Keaton, su mayor referente. El humor es básico en su vida: “Intento tomarme mi trabajo muy en serio y a mí misma muy a guasa”.

9. Es amiga de Taylor Swift y de Jennifer Lawrence (aunque confiesa que al principio pensó que no tendría futuro en un Hollywood donde ella existiera). Es posible que no compitan en Oscar -la comedia no está tan premiada- pero en gracia... Hay debate.

10. Se hizo con su madre el mismo tatuaje cuando ésta superó un cáncer de mama. Son unas patitas de pájaro en honor a la canción Blackbird, de Paul McCartney, la favorita de ambas. ¿Y quieres saber lo mejor de la historia? Te lo contamos aquí.

 

Y otros breves datos...

1. Ofició la boda de su publicista con el director de Zombieland (porque empezaron a salir gracias a ella).

2. Estaba tan enganchada a Farmville que no le quedó más remedio que dejar Facebook.

3. Salió con el hermano de Macaulay Culkin.

4. Sabe el lenguaje de signos.

5. Antes de conseguir entrar en el mundillo, trabajó en una panadería para perros.

Continúa leyendo