100 años del nacimiento de Gregory Peck, el hombre honesto del cine

Se cumplen 100 años del nacimiento de uno de los actores más míticos de Hollywood, Gregory Peck.

Encarnó al padre que todos hubiéramos querido tener, Atticus Finch, al periodista con el que hubiéramos querido recorrer en moto las calles de Roma… En este mes de abril el actor estadounidense Gregory Peck hubiera cumplido 100 años, después de una larga carrera que le convirtió en una leyenda del cine y le granjeó  fama de hombre honesto, discreto y de un absoluto caballero. Protagonizó películas clásicas de la historia del cine como “Recuerda”, junto a Ingrid Bergman, “Vacaciones en Roma, con Audrey Hepburn, “Horizontes de grandeza”, “Moby Dick” o “Los cañones de Navarone”. Peck se casó dos veces y tuvo 5 hijos. Con segunda esposa, la periodista francesa Veronique Passini, vivió hasta su muerte en 2003.

Solidario y comprometido

Personalmente estuvo muy implicado en causas solidarias. Fue presidente fundador del American Film Institute y en 1947 creó en su ciudad natal, La Jolla, la academia de arte dramático La Jolla House. En “la caza de brujas” llevada a cabo por el senador republicano Joseph McCarthy, Peck, que fue interrogado por el Comité de actividades antiamericanas, encabezó junto con otros actores una iniciativa que contribuyó a la destitución del senador. También apoyó una campaña contra la guerra de Vietnam que le valió entrar en la lista negra del Presidente Nixon. 

 

El mejor héroe americano

Su último papel en el cine se lo proporcionó Jane Fonda en 1989 con “Gringo Viejo”. Su personaje más mítico, su predilecto, fue el de “Matar a un ruiseñor” (1962), en el que daba vida a Atticus Finch, un abogado que defiende a un hombre negro de violar a una mujer blanca en la Alabama de los años 30, que le valió el único premio Oscar de su carrera. Un personaje imprescindible, una película que no puede dejar de verse. El Instituto Americano del Cine eligió este personaje como el mejor héroe del cine. Gregory Peck siempre mantuvo una posición independiente: rechazó protagonizar “Solo ante el peligro” y declaró que no quería hacer, si podía evitarlo, papeles mediocres. Peck comentaba que sus primeros años en Hollywood fueron los más felices: “Hollywood antes era un lugar más glamuroso para trabajar y quizás más humano. Era un lugar más divertido para trabajar”. Recordaba que Groucho Marx y él iban cada mañana silbando a trabajar. 

 

Continúa leyendo