Apoyar a la Mujer, Una Vía de Desarrollo

Mejorar la educación de las mujeres y garantizar su acceso a la propiedad de la tierra y la financiación podría reducir drásticamente el hambre en los países en vías de desarrollo, según el informe Los Derechos de la Mujer y el Derecho a la Alimentación presentado ayer por la ONU.

Olivier de Schutter, relator especial de la ONU sobre Derecho a la Alimentación y autor del estudio, expone que a pesar de que las mujeres representan más del 30 % de los productores de alimentos en todo el mundo, todavía les frenan la analfabetización, las limitaciones en su derecho sobre tierras y herencias o las desigualdades en materias de financiación y acceso a la tecnología. «Si a las mujeres se les permitiese acceder a la educación, muchas de las piezas del rompecabezas para lograr la seguridad alimentaria encajarían», ha asegurado De Shutter. Según él mismo, los progresos en la educación femenina están rleacionados con la reducción del hambre en estos países en un 43 %, frente a al 26 % que la reduce el acceso a los alimentos. «La agricultura familiar se feminiza poco a poco a medida que los hombres se ven obligados a abandonar el campo en busca de trabajo. Cada vez son más las mujeres que sacan adelante sus granjas y familias y, a pesar de ello, con demasiada frecuencia se ven privadas de las herramientas necesarias para prosperar y mejorar su situación, tanto dentro como fuera del campo».
Además de la educación, De Shutter exige a los gobiernos más esfuerzos para ayudar a las mujeres productoras de alimentos (servicios públicos adecuados como el cuidado infantil, el agua corriente y la electricidad, así como mejoras en el riego de los huertos privados, el acceso a fertilizantes, semillas, herramientas y tecnología) y cambios de leyes para que las mujeres puedan ser propietarias y heredar tierras. «La evidencia sugiere que los países donde las mujeres carecen de derechos de propiedad de la tierra o de acceso al crédito tienen de promedio entre un 60 % y un 85 % más de niños desnutridos», agrega.

La Comisión Europea, con la igualdad de género
El informe se publica cinco días después de que la Comisión Europea (CE) presente el texto que sucederá a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que expiran en 2015. El informe de la Comisión Vida decente para todos asegura que para reducir la pobreza mundial en el marco post-2015 hay que «hacer énfasis en avanzar hacia los derechos al desarrollo, la reducción de las desigualdades, la promoción y la protección de las mujeres y las niñas, la transparencia y la lucha contra la corrupción». En la hoja de ruta se pide a la UE que cumpla los objetivos de género incluidos en su plan de acción global 2010-2015, que ponen a Europa como eje  esencial para el desarrollo de proyectos de recepción de ayudas y de mejora de las oportunidades de mujeres y niñas.
Tanto las recomendaciones de De Shutter como las de la CE coinciden con las del análisis del Estado de la Agricultura y la Alimentación Mundial, que elabora cada año la  Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura(FAO). Este estudio considera la igualdad de género como elemento esencial para mejorar la producción de alimentos y la eficiencia del sistema productivo ante el crecimiento de la población mundial (se calcula que pasará de 7.000 millones a 9.000 millones en los próximos 40 años). El estudio de la FAO concluye que «cerrar la brecha de género y lograr la igualdad de acceso de las mujeres a los recursos y bienes es indispensable para acelerar el desarrollo agrícola y rural y la mitigación de la pobreza».
Como reflexión final, el relator de las ONU, concluye que cualquier estrategia en este sentido debería juzgarse por su capacidad para cuestionar los roles de género y para dar poder real a las mujeres.

Imagen: © Albert Uriach/FVF

Continúa leyendo