60 años de un 'No' que cambió la historia

Hace 60 años, Rosa Parks, asesora de una asociación para promover el bienestar de los habitantes negros, la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), se negó a ceder su asiento a un pasajero blanco.

Hace 60 años, Rosa Parks, asesora de una asociación para promover el bienestar de los habitantes negros, la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), se negó a ceder su asiento a un pasajero blanco.

 

Corría el año 1955 y tal día como hoy, 1 de diciembre, una costurera de cuarenta y dos años de edad se sentaba en una de las filas “para la gente de color” en un autobús de la ciudad de Montgomery, en el segregado Estado de Alabama. Pero una ley de la ciudad obligaba a los negros a dejar sus asientos a los blancos cuando no quedaban más sitios disponibles en el autobús. Incluso debían bajarse del vehículo en caso de que fuera muy lleno. Cuando varios blancos subieron aquel día al autobús, varios hombres negros hicieron lo que se esperaba de ellos: cedieron sus sitios. Rosa Parks se negó a levantarse, fue arrestada y cambió con su coraje a toda una nación sin ni siquiera proponérselo.

 

“No. Estoy cansada de ser tratada como una ciudadana de segunda clase”, dijo Parks al conductor del autobús cuando le ordenó ceder su asiento. Rosa Parks fue condenada por quebrantar la ley y multada con diez dólares, además de tener que pagar otros cuatro por las costas del juicio.

Ese mismo día, los habitantes negros de la ciudad comenzaron una protesta donde económicamente más dolía: boicotearon el sistema de autobuses bajo el liderazgo de un entonces desconocido y joven de veintiséis años reverendo Martin Luther King. Los 381 días de huelga desembocaron en una decisión del Tribunal Supremo que obligó al Estado de Montgomery a eliminar la segregación racial en el sistema de autobuses, y puso fin a las leyes racistas que separaban a blancos y negros en los espacios públicos del sur estadounidense.

 

En 1994, Rosa Parks, con 82 años, fue atacada en su hogar en Detroit por Joseph Skipper. Skipper le robó un total de 53 dólares. Al encontrarla en la casa le exigió dinero, a lo que Rosa reaccionó ofreciéndole 3 dólares, y tras exigirle más ella le dio otros 50. El incidente causó estupor en la opinión pública cuando Parks confesó haberle preguntado a Skipper antes de que le atacara "¿Sabes quién soy?". Skipper (también afroamericano) contestó que no lo sabía y antes de abandonar la casa la golpeó en el rostro, tras lo cual ella tuvo que ser hospitalizada. Posteriormente Joseph Skipper fue condenado a 15 años y atribuyó su comportamiento al consumo de drogas, al mismo tiempo que asumió saber en casa de quien estaba entrando una vez puso un pie en la casa. Durante su estancia en prisión declaró que esperaba pedir perdón a la señora Parks una vez abandonara la prisión, sin embargo ella murió antes de que él recobrara la libertad. Rosa Parks falleció el 24 de octubre de 2005, a los 92 años en Detroit, Estados Unidos.

 

Continúa leyendo