Brindis digitales para celebrar que la vida sigue durante el confinamiento

Los amantes del vino no renuncian a su momento de ocio y lo trasladan a las plataformas virtuales.

Disfrutar del vino durante la cuarentena
Gtres

Como todo en la vida, las sencillas videollamadas de los primeros días de confinamiento han ido evolucionando. Del impulso motivado por la necesidad de contacto con otras personas, a la preparación del momento como si de una quedada en plena calle se tratase. Hemos renunciado a salir, pero cada día son más las ingeniosas iniciativas que demuestran que no vamos a claudicar con nuestro ocio. Los amantes del vino, haciendo honor a la buena fama de disfrutones que les acompaña, no podían ser menos. Maite Geijo, sumiller con una trayectoria en el sector de más de treinta años y su propia bodega Maite Geijo Vinos, ha sido de las primeras en organizar quedadas interactivas con el vino como protagonista.

Mientras la cuarentena obliga a cerrar los bares de todo el territorio nacional, Maite Geijo abre su bar digital a todos los enólogos principiantes o expertos que quieran pasar un rato ameno en torno a una copa de vino. Las quedadas interactivas se anuncian bajo el hastag #Yomequedoencasa en los perfiles de Instagram y Twitter de Maite Geijo Vinos con la fecha y hora de la cita. Para apuntarse hay que enviar un mensaje a través de la publicación correspondiente o enviar un email a acontiamarketing@gmail.com. Después el interesado recibirá un enlace para poder participar en el brindis digital. El contenido de la charla que centrará la quedada se anuncia también con antelación, como por ejemplo el monográfico sobre el verdejo y la crianza sobre lías, enfocado al maridaje con identidad científica, que protagoniza una de las sesiones.

Para que el vino no falte en las casas en estos días de confinamiento, ya sea para hacer videollamadas o para disfrutarlo en privado, surgen iniciativas de reparto y descuentos. La distribuidora de vinos singulares madrileña, Bodegabierta, realiza envíos gratuitos de los pedidos que superen los 50 euros. Entre sus referencias, apuestan por vinos de calidad elaborados por pequeños productores apasionados con la cultura vitivinícola, bodegas donde a menudo se practican métodos tradicionales de producción y se mima hasta el último detalle.

Emilio Moro, la bodega de la Ribera del Duero, y Cepa 21, la bodega de innovación de la familia Moro, nos proponen enviar a nuestros familiares y amigos una botella de vino para brindar con ellos en la distancia. Todas las referencias de la tienda online están promocionadas con un 25 % de descuento y los envíos irán acompañados de un mensaje emotivo y de cariño de nuestro puño y letra a nuestros destinatarios. La campaña Emilio Moro une continuará en sus redes sociales con propuestas como una serie de entrenamientos con botellas de vino, sorteos especiales y una cadena de vinos para que nos unamos todos.

Además, para cuando termine el confinamiento, José Moro, presidente de las bodegas, se ha comprometido a homenajear a los sanitarios que están trabajando durante esta pandemia con una jornada de enoturismo gratuita en Bodegas Emilio Moro o Cepa 21. Cualquier profesional que acredite que forma parte del sistema sanitario español podrá disfrutar de esta invitación. "Abrirles las puertas de nuestras bodegas, además de salir cada tarde a nuestros balcones a aplaudir su heroicidad, es lo mínimo que podemos hacer para darles un gracias eterno e infinito", ha comentado.

Continúa leyendo